Francia investiga una nueva variante del coronavirus que puede evadir los testeos

·1  min de lectura
El hospital de Dunkerque, en alerta como toda la ciudad por el elevadísimo número de casos de Covid-19
Archivo

PARÍS.- Científicos están investigando una nueva variante del coronavirus que fue detectada en Bretaña, en el oeste de Francia, y que podría evadir las pruebas con mayor frecuencia que otras versiones del Covid-19, dijo el martes la autoridad de salud regional.

Hasta el momento un hospital de Bretaña ha identificado ocho casos de la nueva variante. El Ministerio de Salud de Francia dijo la noche del lunes que los análisis iniciales no sugieren que la mutación sea más contagiosa o mortal que otras variantes surgidas del virus.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

”Se llevarán a cabo investigaciones para determinar cómo reacciona esta variante a los anticuerpos desarrollados durante infecciones previas de Covid”, dijo en un comunicado la autoridad sanitaria de Bretaña.

Científicos también quieren entender si la variante puede pasar desapercibida en los exámenes ya que varios de los pacientes arrojaron pruebas PCR negativas y dieron positivas solo después de que sus muestras de sangre fueron analizadas o por evidenciar graves síntomas respiratorios.

Uruguay: cómo pasó del éxito a la mayor tasa de casos nuevos en América Latina

Las pruebas PCR son usadas detectar directamente la presencia del antígeno, en lugar de probar el contagio a través de la respuesta inmune o de anticuerpos.

Las agencias internacionales han sido alertadas por el descubrimiento de la nueva variante.

Bretaña hasta ahora ha evitado en buena parte la tercera ola de infecciones de coronavirus que están experimentando Francia y otros países europeos, pero la tasa de incidencia está aumentando.

El promedio móvil de infecciones de siete días por cada 100.000 habitantes en Bretaña llegó a 132,9 el 12 de marzo en relación con 113 de la semana previa. La tasa de incidencia en París y sus alrededores –donde las unidades de cuidado intensivo están cerca de quedar saturadas– es de 404 por cada 100.000 habitantes.

Agencia Reuters