Francia declarará “catástrofe natural” tras tormenta en Córcega que dejó seis muertos

·3  min de lectura
© Emmanuel Dunand/AP

El ministro del Interior de Francia, Gérald Darmanin, informó este viernes 19 de agosto que el Gobierno declarará como “catástrofe natural” la fuerte tormenta que azotó la isla de Córcega el jueves, donde murieron seis personas, incluida una menor de 13 años. Tras la intensa ola de calor, varias tormentas eléctricas azotan al territorio francés, así como a Italia y Austria.

Violentas tormentas eléctricas y vientos huracanados de hasta 224 kilómetros por hora dejan seis personas muertas y un panorama desolador en la isla de Córcega, al sur de Francia.

Ante la situación, el Gobierno del presidente Emmanuel Macron declarará la “catástrofe natural” en la zona, a partir del próximo miércoles 24 de agosto, cuando se reinicia el Consejo de Ministros al término de la pausa estival. Así lo anunció el ministro del Interior este viernes tras visitar un campamento en la localidad de Calvi, una de las más golpeadas.

La medida “permitirá a las empresas afectadas ser compensadas (por las aseguradoras) más rápidamente", explicó Darmanin.

Alrededor de 45.000 viviendas quedaron sin electricidad en la isla mediterránea, donde decenas de habitantes resultaron heridos y 12 fueron hospitalizados.

La mayoría de víctimas mortales perdieron la vida a causa de la caída de árboles y otros objetos; entre ellas una niña de 13 años, un hombre de 46 años y una mujer de 72 años que falleció cuando el techo de un restaurante se desplomó sobre su vehículo.

Asimismo, las autoridades locales confirmaron el hallazgo de otros dos cuerpos: el de un pescador de 62 años, en el golfo de Girolata, y el de una practicante de Kayac, en Erbalunga, en el Cap Corse, en el extremo norte de la isla.

De la ola de calor histórica a las tormentas eléctricas: el cambio climático no da tregua

En los últimos días las tempestades han sacudido a algunos países de Europa Occidental, luego de tres olas de intenso calor este 2022. Mientras, otras naciones de Europa Central y Oriental siguen sufriendo por temperaturas sofocantes y sequías excepcionales.

El jueves 18 de agosto, además de Córcega, las tormentas azotaron zonas de Austria e Italia.

En el territorio austríaco, cinco personas, incluidas dos niñas de cuatro y ocho años, murieron cuando los fuertes vientos derribaron árboles en un lago en Lavant Valley, cerca de la ciudad sureña de Graz.

Otros 13 residentes resultaron heridos, dos de ellos de gravedad, confirmaron las autoridades.

Entretanto, las regiones italianas de La Toscana y Véneto declararon el estado de emergencia ante las intensas lluvias y vientos. En La Toscana, dos personas murieron y cuatro quedaron heridas en incidentes separados cuando el fenómeno climático provocó que varios árboles se derrumbaran.

Entretanto, en Venecia se desprendieron ladrillos del famoso campanario de San Marcos, frente a la icónica catedral, donde los turistas tuvieron que ser evacuados. En la Plaza de San Marcos y otras áreas de la ciudad la tormenta volcó sillas y mesas ante la mirada atónita de los transeúntes.

“Estos no fueron vientos comunes para nosotros”, señaló el cuidador de la Basílica y el campanario, Carlo Alberto Tesserin.

En Liguria, en el norte de la nación, una tormenta de granizo acompañada de vertiginosos vientos quebró ventanas, dañó huertos y forzó al cierre de una línea del tren al sureste de Génova.

Un panorama que contrastó fuertemente con temperaturas de hasta 43 grados centígrados en el sur del país.

Con EFE y AP