Francia trata de contener nueva variante del COVID

·2  min de lectura
Una escena en París el 5 de junio del 2021. (Foto AP/Lewis Joly)

PARÍS (AP) — Francia está tratando de contener la propagación de la nueva variante del coronavirus, aunque al mismo tiempo está recibiendo a turistas que estén vacunados y ha logrado reducir las tasas de contagios y hospitalizaciones.

El ministro de salud francés, Olivier Veran, declaró el domingo que Francia ha detectado múltiples focos de infección de la nueva variante, detectada inicialmente en la India y al parecer en auge en Gran Bretaña.

En declaraciones a la emisora BFM, sin embargo, Veran aclaró que la nueva variante no se ha adentrado mucho en la comunidad y que las autoridades están tratando de rastrear los casos.

Insistió en que, en general, “la situación en cuanto a la epidemia sigue mejorando en el país” pero añadió que la obligación de vestir la mascarilla no será levantada en el corto plazo.

Es demasiado pronto para que el país baje la guardia, por lo menos hasta que más gente sea vacunada, afirmó Veran.

Los contagios, las hospitalizaciones y las muertes por COVID han estado disminuyendo en Francia aun después de la reapertura de escuelas, tiendas y restaurantes el mes pasado. Más de la mitad de la población adulta del país ha recibido por lo menos una dosis de la vacuna, y el 23% está totalmente vacunado.

Ante indicios de que la situación está mejorando, Francia a partir del miércoles aceptará turistas internacionales siempre que estén totalmente vacunados.

La variante delta es ahora la dominante en Gran Bretaña y ello ha llevado a Francia y a otros países a limitar la entrada de personas proveniente del Reino Unido.

La agencia de salud francesa reportó sobre casos de la variante delta en varias regiones de Francia, la mayoría vinculados a personas procedentes de la India.

Si bien el número de casos sigue siendo bajo, la agencia determinó que “la multiplicación de episodios ... aumenta el riesgo de la transmisión local de esta variante”.

Francia ha registrado más casos de coronavirus que ningún otro país europeo y tiene una de las tasas más altas de decesos en el mundo: más de 109.000.