Francia: Cierran una treintena de piscinas públicas por los costes de la energía

·1  min de lectura

Desde este 5 de septiembre, los habitantes de una treintena de municipios franceses se ven privados de sus piscinas públicas. La empresa Vert Marine, que gestiona estas instalaciones, dice que no puede seguir pagando la factura energética.

Limoges, Montauban, Granville, Versalles, Nîmes… En una treintena de municipios, las piscinas públicas cerraron sorpresivamente este lunes porque la empresa que las explota, Vert Marine, ya no puede hacer frente al aumento de los precios de la energía, según informó la compañía en un comunicado.

Un cierre provisional

Estos establecimientos forman parte del 10% de las 4.000 piscinas de Francia que no son gestionadas directamente por las autoridades locales, sino por un delegado del servicio público. Dependiendo del contrato, la empresa cubre los costes de energía o los deja en manos de la autoridad local. Las piscinas, que a menudo se calientan con gas, consumen mucha energía y se ven muy afectadas por la subida de precios.

Vert Marine ha tenido que cerrar "temporalmente" un tercio de sus establecimientos y ha colocado "al personal en régimen de jornada reducida", reza el comunicado. La empresa afirma que su factura energética ha pasado de "15 a 100 millones de euros", es decir "la totalidad de la facturación anual", y que "no quiere multiplicar las tarifas por tres".

Por ello, llama "a las autoridades locales y gubernamentales para que tomen las decisiones necesarias y sin precedentes para volver a tener unos costes energéticos soportables y poder asumir sus obligaciones de servicio público, en primer lugar, la enseñanza de la natación, especialmente en las escuelas".

Un escándalo según los municipios

En busca de una solución


Leer más sobre RFI