Framing Britney Spears: sexismo, Justin Timberlake y las claves de la caída de la princesa del pop

·4  min de lectura
Britney Spears
Britney Spears

Ser la princesa del pop y una de las grandes promesas musicales de Estados Unidos hicieron que Britney Spears pierda durante un tiempo el control sobre su vida. La presión de los medios, el sexismo que la rodeaba y una industria voraz que intentaba sacar jugo de su persona, ahora quedan expuestos en Framing Britney Spears, el documental de FX para Hulu que enloquece a los fans de la ex princesa del pop.

La vida de la cantante es parte de The New York Times Presents, la serie que analiza la trayectoria de varias personalidades del país del norte. Con claridad y eficiencia, la directora y productora Samantha Stark logra mostrar cómo la fama desmedida logró llevar a la estrella hasta el límite, al punto de convertirla en una prisionera de su propia popularidad.

Valeria Britos y su historia con Lionel Campoy: “Primero fuimos amigos, después socios, novios, y finalmente marido y mujer”

El sexismo es una de las grandes cosas a las que tuvo que enfrentarse Spears. La niña rubia con cara angelical era vista por los hombres con morbo ya desde su aparición como colegiala en el clip de “Baby, one more time”, y la presión por saber detalles sobre su vida amorosa y sobre sus cambios físicos era una constante. Entre los clips que se ven en el documental está la entrevista que le hizo Ed McMahon, en donde el interés está puesto en saber si tiene novio y si consideró tener relaciones íntimas con él, en lugar de hablar sobre su carrera. En otro video, un conductor le consulta sobre su busto, para luego regañarla cuando ella se molesta por la pregunta.

Además de las notas en vivo con preguntas fuera de lugar, se ven imágenes de una joven Britney aguantando el acecho constante de hombres fotografiándola día y noche. Los paparazzi la perseguían y rodeaban para tomar imágenes de ella en cada lugar que visitaba, además de acosarla con preguntas y cuestionarla cuando les respondía mal y pedía que la dejen tranquila.

Incluso su exnovio, Justin Timberlake, se sumó al juego de ubicarla en el lugar de objeto deseado. En el videoclip de “Cry Me a River” el cantante utilizó a una actriz muy parecida a su ex para realizar algunas escenas sexys, y como si fuera poco, durante una entrevista radial, se atrevió a revelar que fue él quien le quitó la virginidad.

Britney Spears y Justin Timberlake supieron ser la pareja más codiciada de la prensa entre 1998 y 2002
Britney Spears y Justin Timberlake supieron ser la pareja más codiciada de la prensa entre 1998 y 2002


Britney Spears y Justin Timberlake supieron ser la pareja más codiciada de la prensa entre 1998 y 2002

Liberen a Britney

Durante años, el mundo entero analizó, criticó y se río de cada decisión tomada por Spears, sin pararse un segundo a intentar entender por qué reaccionaba así. El constante sexismo, acecho y escrutinio público culminaron con la justicia quitándole el control sobre su vida. En el 2008 su papá, Jamie Spears, obtuvo su custodia y su tutoría legal y financiera de forma temporal por “cuestiones de salud mental”.

Según el documental, el padre de la estrella terminó siendo una figura abusiva, abandónica y tóxica para la artista, y el hecho de que haya tomado el control de su vida de forma tan descarada y con la bendición legal de tantas instituciones, es una prueba más de lo omnipresente que sigue siendo el machismo en una sociedad como la estadounidense.

Durante la producción emitida por FX -que por el momento no tiene fecha de estreno en la Argentina-, figuras cercanas a la estrella, fans, periodistas y empresarios musicales salen a defenderla. “No entiendo para qué sirve una custodia, especialmente para alguien tan capaz de tanto como sé que lo es ella”, dice Felicia Culotta, amiga y exasistente de Spears. Entre las personas que alzaron su voz por la intérprete de “Oops!...I Did It Again” se encuentran Hayley Hill, su exestilista entre 1997 y 2001, la agente de talentos infantiles Nancy Carson, Kim Kaiman, directora de marketing de la discográfica con la que ella firmó en sus inicios, y la abogada Vivian Lee Thoreen, cuyo cliente fue el padre de Britney.

A pesar de todo lo que tuvo que enfrentar, la historia de Spears sirvió para marcar el camino de otras estrellas del pop como Ariana Grande, Taylor Swift y Billie Eilish, quienes se encontraron con un mundo mucho más fácil que su colega, pudiendo manejar sus propias vidas y hablar sobre sus cuestiones personales sin ser juzgadas por ello.

Britney Spears no volverá a actuar a menos que su padre deje de ser su tutor legal

En unos días, más precisamente el jueves 11 de febrero, la justicia volverá a analizar la historia de Britney y determinará si le devuelve el control sobre su dinero y sus decisiones. En caso de que el fallo sea positivo, esto le permitirá a la estrella tomar el control y poder decidir sobre su vida por primera vez en mucho tiempo.