Fracaso de EEUU da fuerza a pedidos por una ‘revolución’

Por RONALD BLUM
El volante estadounidense Christian Pulisic, (10) es consolado tras la derrota 2-1 ante Trinidad y Tobado en las eliminatorias mundialistas, en Couva, Trinidad, el martes 10 de octubre de 2017. (AP Foto/Rebecca Blackwell)

COUVA, Trinidad (AP) — Cuando la máxima cita del fútbol se monte en Rusia el próximo junio, Estados Unidos no asomará entre sus participantes.

Una eliminatoria marcada por reiterados pasos en falso culminó la noche martes con una calamitosa derrota 2-1 ante Trinidad y Tobago, la selección que ocupa el puesto 99 del ranking de la FIFA y que estaba eliminada, para quedarse fuera de la Copa del Mundo.

Fue el escenario menos pensado para los estadounidenses, que con un mero empate se hubieran quedado con la última plaza directa asignada a una de las regiones más débiles del fútbol.

“Inaceptable”, tuiteó Donna Shalala, integrante de la junta directiva de la Federación Estadounidense de Fútbol y ex secretaria de Salud en el gobierno del presidente Bill Clinton. “Esto debe ser un llamado de atención. El momento para una revolución. Necesitamos un plan a largo plazo que sea inteligente”.

Tras el fiasco en Trinidad, las consecuencias derivarán en la contratación de un nuevo entrenador y elegir un nuevo presidente para la federación. También arreciarán pedidos para un diagnóstico de su estructura, con particular énfasis en lo que se está haciendo para desarrollar las figuras del equipo.

“No se puede negar que esto es un revés para todos los que estamos involucrados con el fútbol en nuestro país”, dijo la MLS, la liga profesional que se concibió tras el Mundial que Estados Unidos organizó en 1994.

El dueño de los Cosmos de Nueva York Rocco Commisso, director ejecutivo de una liga de segunda división que presentó una demanda contra la USSF (las siglas de la federación), exigió la renuncia de su presidente Sunil Gulati junto a los demás integrantes de la junta directiva y personal ejecutivo que nombró.

“En los casi 12 años durante los que Sunil Gulati ha ejercido como presidente de la USSF, poco o nada se ha hecho para evolucionar”, dijo Commisso en una declaración escrita. La dirigencia le ha fallado a todos: jugadores, hinchas, patrocinadores y todos nosotros que hemos invertido en el fútbol profesional. Enderezar el rumbo requiere de un cambio fundamental en la estructura y gestión del deporte en nuestro país, y eso arranca con un cambio al mando de la federación”.

Se prevé que el próximo seleccionador deberá purgar el plantel. La era de Tim Howard, Clint Dempsey y Michael Bradley llegó a su fin. Todo jugador mayor de 26 años sería considerado demasiado viejo para cuando llegue el Mundial de Catar en noviembre de 2022. Estados Unidos no disputará un partido oficial durante casi dos años, con la Copa de Oro de la CONCACAF en 2019.

Para entonces, Christian Pulisic, el volante de 19 años del Borussia Dortmund alemán que se ha establecido como el mejor jugador del equipo, estaría rodeado por otros jóvenes talentos. Tal es el caso del centrocampista Weston Mckennie, quien con 19 años se ha ganado un puesto de titular en los últimos partidos del Schalke de la Bundesliga.

Matt Miazga y Cameron Carter-Vickers podrían ser puestos a prueba en la defensa, con la mirada puesta en 2022.

Aturdido, Gulati trató de ser cauteloso en su reacción.

“No se pueden hacer cambios al mayor en base a un balón que salió desviado por un par de centímetros o dos centímetros adentro”, dijo. “Vamos a analizarlo todo, desde luego, cada uno de nuestros proyectos, tanto con la selección nacional y el trabajo de desarrollo”.

Estados Unidos reapareció en el Mundial en 1990 tras 40 años de ausencia y creció enormemente. Los clubes europeos descubrieron que el país era una mina de oro y empezaron a organizar giras de pretemporada, dándole un mayor relieve al deporte.

Los auspiciantes estadounidenses empezaron a tratar el fútbol como un deporte de primera nivel, acercándose al nivel de otras ligas con más arraigo, como la NFL, NBA y el béisbol.

Pero el mejor resultado de la selección en el Mundial fue el avance a los cuartos de final en Corea-Japón 2002. Sus selecciones juveniles dejaron de destacarse a nivel internacionales, sin poder clasificarse a los últimos dos Juegos Olímpicos. La falta de recambio se hizo evidente durante este hexagonal de la CONCACAF, en el que ningún arquero juvenil apareció para pelearle el puesto a Howard y Brad Guzan.

“Esto se venía venir”, comentó Marcelo Balboa, ex zaguero de la selección.

Electo en 2006, Gulati no ha dicho si aspirará a un cuarto y último periodo de cuatro años en febrero.

Por lo pronto se deberá tomar una decisión sobre si deben disputar un amistoso en noviembre y quién será el técnico. Bruce Arena, quien tomó las riendas por segunda ocasión tras el despido de Jurgen Klinsmann en noviembre pasado, probablemente no siga.

Entre los nombres de estadounidenses que se barajan son los de Tab Ramos, técnico de la Sub20 desde 2011; Peter Vermes, timonel del Sporting Kansas City desde 2009; y David Wagner, entrenador del Huddersfield de la Liga Premier. Gerardo Martino, actual técnico del Atlanta United y ex de la selección argentina y el Barcelona, asoma entre los extranjeros que podrían ser tomados en cuenta.