Fracasan conversaciones de la ONU para lograr tratado para la protección de los océanos del mundo

·2  min de lectura

Los países no lograron llegar a un acuerdo sobre la protección del futuro de los océanos, y los activistas condenaron a los líderes por “poner en peligro los medios de vida y la seguridad alimentaria de miles de millones de personas en todo el mundo”.

Tras una cumbre de dos semanas en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, las conversaciones internacionales sobre el primer tratado sobre los océanos fracasaron a última hora del viernes.

Era la quinta ronda de negociaciones sobre un tratado que lleva casi dos décadas negociándose. Los países tienen la intención de reanudar las conversaciones en una fecha posterior, informó el Boletín de Negociaciones de la Tierra.

En la actualidad no existe ninguna protección legal para la “alta mar”, unos dos tercios de las aguas internacionales que no están vinculados a ningún país y que están abiertos a la navegación, la pesca y la investigación para todos.

El océano, que cubre el 70 por ciento del planeta y sustenta la vida en la Tierra, está sometido a un ataque múltiple por la crisis climática, la contaminación ambiental y la explotación de la industria.

Se esperaba que un Tratado sobre los Océanos creara “zonas marinas protegidas” para permitir el florecimiento de la biodiversidad, y que exigiera evaluaciones ambientales para la industria pesada, como la minería de aguas profundas.

El tratado parece haber fracasado tras los bloqueos de algunas naciones ricas, lo que pone en serio peligro la promesa hecha por decenas de países de proteger el 30 por ciento de los océanos para 2030.

Greenpeace acusó a EE.UU. y a la “Coalición de Alta Ambición” -grupo que incluye a la Unión Europea y a sus 27 Estados miembros- de no mostrar “suficiente ambición o urgencia hasta las últimas horas”.

Según Greenpeace, Rusia también fue un bloqueador clave en las negociaciones. El país, sometido a sanciones internacionales desde que invadió Ucrania en febrero, se negó a participar en el proceso del tratado o a comprometerse con la UE y otros países en los temas, informó el grupo ecologista.

“Como resultado, han fracasado en la elaboración de un sólido Tratado Mundial sobre los Océanos que pueda proteger la alta mar. Prometieron un Tratado en 2022, y el tiempo casi se ha agotado”, declaró la Dra. Laura Meller, de la campaña de Greenpeace “Protege los Océanos”, en un comunicado, añadiendo que “el hecho de no conseguir un tratado en estas conversaciones pone en peligro los medios de vida y la seguridad alimentaria de miles de millones de personas en todo el mundo”.

Los científicos afirman que es necesario proteger más de 4 millones de millas cuadradas (11 millones de kilómetros cuadrados) de océano cada año durante esta década si se quiere alcanzar el objetivo “30x30”.