Fracasa plan que buscaba responsabilizar a empresas en Suiza

·2  min de lectura

GINEBRA (AP) — Una propuesta que buscaba endurecer las penas contra las empresas con sede en Suiza en caso de que violen los derechos humanos o dañen el medio ambiente en el extranjero fracasó en un referéndum suizo realizado el domingo.

La iniciativa titulada “Hacer responsables a las empresas: proteger a las personas y el medio ambiente” obtuvo una estrecha mayoría de votos, con un 50,7% a favor y un 49,3% en contra, pero fracasó porque la mayoría de los cantones (estados) del país se opusieron. El apoyo fue más fuerte en las áreas urbanas, gran parte del oeste de Suiza de habla francesa y el Ticino, de habla italiana.

Según el sistema suizo de democracia directa, que da a los votantes voz directa varias veces al año sobre una variedad de temas, las propuestas necesitan una mayoría de votos emitidos y de cantones para ser aprobadas. El referéndum se había planeado originalmente para mayo, pero se retrasó debido a la pandemia.

El gobierno federal se opuso al plan —defendido por grupos de izquierda y algunas grandes organizaciones de la sociedad civil—, afirmando que iba demasiado lejos. El Parlamento propuso una iniciativa alterna que también impulsaría el escrutinio de las acciones de estas empresas.

La medida podría haber hecho responsables a las grandes empresas con sede en Suiza ante los tribunales del país por operaciones mal llevadas o las de sus subsidiarias y subcontratistas en otros países, a menos que pudieran demostrar que llevaron a cabo la debida diligencia de antemano.

También buscaba que las empresas con sede en Suiza verificaran mejor sus actividades en terceros países y podría haber elevado su nivel de responsabilidad frente a daños causados. Potencialmente, podría haber afectado a negocios multinacionales, como la empresa minera Glencore, la empresa de agronegocios Syngenta y la cementera LafargeHolcim, que en ocasiones han sido criticadas por sus actividades en el extranjero.

La iniciativa alternativa del Parlamento, que ahora debería entrar en vigor, no obligará a que estas empresas respondan ante los tribunales suizos y se centrará en cuestiones como la extracción de minerales en zonas de conflicto o el trabajo infantil. También busca una mayor cooperación entre países para resolver asuntos de este tipo.

El domingo también fracasó otra propuesta que buscaba prohibir el financiamiento por parte del banco nacional suizo o de los fondos de pensiones de todo tipo de armamento para la exportación, desde pistolas hasta rifles de asalto y tanques, pues la mayoría de votantes y cantones votaron en contra.