Fracasa la convocatoria de huelga de los camioneros en Brasil

Sao Paulo, 1 feb (EFE).- La huelga de camioneros convocada por algunos sindicatos y conductores autónomos de Brasil frente al alto precio del diesel y en demanda de otros beneficios fracasó este lunes debido a la baja adhesión y a las divisiones en el seno de la categoría.

Salvo por algunos bloqueos puntuales, la Policía de Carreteras y el Ministerio de Infraestructura informaron que la mayor parte de las autopistas permanecieron con el flujo libre de vehículos durante la jornada, con bloqueos y protestas dispersas.

Diversos gremios camioneros habían convocado para este lunes una huelga nacional frente al alto precio del diesel y otras demandas de los conductores, como la implementación de un marco regulador para el transporte y mejores condiciones laborales.

El temor a una huelga camionera, después del paro masivo de 2018 que paralizó a Brasil por once días, encendió las alertas en el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro, que hizo un apelo a los camioneros y afirmó estar buscando "alternativas" ante las demandas del sector.

Con la categoría dividida, la movilización de este lunes contó con una bajísima adhesión, en gran medida debido a la resistencia de algunos sindicatos, de las patronales brasileñas y varios sectores productivos, entre ellos el agronegocio.

El presidente de la Asociación Brasileña de los Conductores de Vehículos Automotores (Abrava), Wallace Landim, una de los líderes de la huelga nacional de 2018, reconoció que los camioneros pasan por "un momento difícil", pero determinó que la entidad no adhiriera al paro debido a la" preocupación de estar levantando un movimiento político por detrás" de las reivindicaciones.

"Grupos aprovechan el movimiento de lucha de garantía y cumplimiento de la ley de los camioneros y de reducción de los impuestos de los combustibles para incluir pautas políticas", dijo Landim en un vídeo enviado a Efe.

Otro factor que pesó para la baja adhesión, según los relatos de varios conductores a los medios locales, fue la pandemia de coronavirus, que ya deja más de 9 millones de infectados y ha desatado una crisis sanitaria, política y económica en Brasil.

En mayo de 2018, los camioneros protagonizaron la primera gran paralización del sector en el país, cuando bloquearon las principales vías brasileñas por once días consecutivos, lo que ocasionó graves problemas de desabastecimiento y pérdidas que se estimaron en 4.000 millones de dólares.

Desde entonces, el sector hizo diversas convocatorias para nuevas huelgas, pero ninguna de ellas alcanzó la magnitud de la experimentada hace casi tres años.

(c) Agencia EFE