Anuncios

¿Por qué fracasó la tablet que se anticipó a la iPad y tenía un nombre polémico?

Originalmente conocida como CrunchPad, JooJoo fue una de las primeras tabletas. Dos años antes de que Apple anunciara la iPad, el cofundador del medio digital estadounidense TechCrunch, Michael Arrington, había pedido a sus lectores que lo ayudaran a construir una computadora con forma de pizarra de 200 dólares.

Pero una pelea con Fusion Garage, la compañía de hardware detrás de JooJoo, significó que el producto final de 500 dólares se enviaría sin la participación de Arrington y solo unos días antes del lanzamiento de la iPad de Apple.

Más allá de todo este drama, la tableta JooJoo era simplemente mala, con un software simple solo para navegar por la web que no podía competir con el poder del ecosistema App Store de Apple y las potencias y calidades de hardware. Y esto sin mencionar el nombre, uno de los más polémicos de la historia de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

La CrunchPad fue originalmente el proyecto favorito de Arrington, que luego resucitó como JooJoo por el antiguo amigo y socio comercial de Arrington, Chandrasekar Rathakrishnan, de Fusion Garage.

JooJoo era una tableta negra con una pantalla táctil de 12,1 pulgadas, especialmente diseñada para navegar por Internet. La tableta estuvo disponible para pedidos previos por 499 dólares en diciembre de 2009 y se enviaría un par de meses después.

Arrington no estaba contento de haber perdido lo que había denominado como su "proyecto científico", cuando su socio fabricante intentó tomar el control del dispositivo, eliminando a TechCrunch del trato.

Parte trasera de la JooJoo.
Parte trasera de la JooJoo.

Parte trasera de la JooJoo.

Las razones de un fracaso rotundo

La CrunchPad estaba destinada a ser una tableta para solo navegar por la web a un precio bajo, de 200 dólares. Pero en el tiempo que llevó desarrollarlo, el costo se duplicó, con un precio de 500 dólares.

Con un precio de 200 dólares, JooJoo podría haber competido con las netbooks, pero a 500 dólares, las posibilidades eran escasas.

Era simplemente demasiado cara para lo que es. Podías ir y comprar un iPod touch o un Kindle en su lugar.

Ese precio parece aún más elevado cuando se recuerda que la tableta sólo podía navegar por la Web. No tenía memoria expandible, solo 4 GB para almacenar información en caché desde el navegador.

Tampoco tenía tecnología de telefonía móvil de tercera generación (3G) para navegar mientras el WiFi no estuviera disponible y no podía ejecutar nada más que aplicaciones web.

En comparación, una netbook también podía ejecutar la mayoría de las aplicaciones al lado del navegador. Es comprensible cómo limitar las funciones de un dispositivo puede ayudar a resaltar el uso principal para el que se diseñó JooJoo, pero nuevamente, parecía haber poco valor por el precio de venta.

La tableta JooJoo era muy pesada para tener en una sola mano.
La tableta JooJoo era muy pesada para tener en una sola mano.

La tableta JooJoo era muy pesada para tener en una sola mano.

Pocas luces y muchas sombras de una antecesora de la iPad

La JooJoo era una pieza de hardware bellamente diseñada, y su diseño minimalista recordaba un producto de Apple estéticamente agradable. La parte frontal del dispositivo no era más que una pantalla LCD.

El botón de encendido ligeramente empotrado en el borde izquierdo era el único botón físico en todo el equipo. La falta de controles de hardware fue uno de los mayores errores de Fusion Garage, ya que no había una manera fácil de volver al menú o a la pantalla de inicio.

La parte posterior de aluminio cepillado color champán de la tableta le daba a todo un aspecto sofisticado, y también se sentía muy bien en las manos, aunque un poco endeble en el medio debido a su amplitud.

Pero la JooJoo de 12,8 x 7,8 pulgadas no era un dispositivo portátil, al menos no en comparación con la iPad u otros lectores electrónicos, como el Kindle o el Nook.

El factor de forma más grande y pesado lo convertía más en un dispositivo para sentarse con la tableta en el regazo, en lugar de algo para usar acostado y sosteniéndolo.

Obviamente, la recompensa estaba en la pantalla más grande, pero era imposible de sujeta con una sola mano. Un solo puerto USB, un conector para auriculares estándar y un conector para micrófono estaban en el borde derecho.

JooJoo tenía un diseño minimalista.
JooJoo tenía un diseño minimalista.

JooJoo tenía un diseño minimalista.

Una tableta solo para navegar

Se podía usar el puerto USB para cargar el dispositivo, pero eso es todo lo que haría, ya que el sistema operativo estaba completamente basado en el navegador y no permitía la carga lateral de música, video o imágenes.

El corazón y el alma de JooJoo era su pantalla capacitiva de 12 pulgadas de 1366 x 768. No había reparos en la capacidad de respuesta de la pantalla de cristal: todo lo que se necesitaba para hacer selecciones y desplazarse por las páginas era ligero, siempre y cuando el software se mantuviera al día.

A diferencia de la pantalla IPS de la primera iPad de Apple, los colores se desvanecían rápidamente cuando la pantalla de la JooJoo se inclinaba a un ángulo de 120 grados.

Hacer que la pantalla girara de vertical a horizontal a veces podía ser un poco complicado: a veces el acelerómetro decidía que le gustaría lanzarse y ajustarse perfectamente y otras veces necesitaba un poco de movimiento para girar.

La interfaz de usuario de JooJoo era muy atractiva desde lejos, pero un desastre total de cerca. El sistema operativo Linux basado en el navegador se centraba en accesos directos rectangulares como Twitter y Hulu, que se dividían en diferentes categorías, que incluían noticias, redes sociales y entretenimiento.

Cuando se seleccionaban, simplemente iniciaban el sitio respectivo en el navegador. Los atajos de la página de inicio eran útiles si se deseaba ir a uno de los sitios precargados, pero no había un atajo de navegador simple si solo se deseaba ingresar una URL propia.

El "asesino" de la iPad que mató a su portador

No había aplicaciones integradas para ver imágenes o música; la única otra pantalla es solo una sección de configuración para ajustar el WiFi o el brillo. Sin embargo, la experiencia de visualización web en el dispositivo era lo esperado.

Las páginas se veían muy bien en la pantalla ancha, pero el mayor problema con la visualización básica era la relación de pantalla de 16:9, que mostraba los sitios con espacio adicional a cada lado en el paisaje, pero se recortaba en los lados de los sitios cuando se mantenía verticalmente.

Un dispositivo basado sólo en la web debía tener excelentes funciones de navegación, y la JooJoo no las tenía. Dejando a un lado los problemas de software, la JooJoo en realidad era bastante rápida gracias a su procesador Intel Atom N270 de 1,6 GHz, 1 GB de RAM y una unidad de estado sólido de 4 GB.

Solo tardaba unos 7 segundos en arrancar y alternar entre los menús era algo rápido. Las velocidades de WiFi también eran bastante rápidas. Se suponía que el gran diferenciador de JooJoo ante la iPad era el uso de Flash, el software que no tenía la tableta de Apple y considerado en ese momento como el asesino del equipo lanzado por Steve Jobs.

Fusion Garage combinó el procesador Atom con los gráficos Ion de Nvidia para ayudar a reproducir video Flash a pantalla completa. Los resultados fueron desastrosos: un video de YouTube de 720p parecía en JooJoo como una presentación de diapositivas.

Además, la tableta se calentaba bastante, especialmente cuando se reproducía un video Flash, por el esfuerzo que debía hacer el procesador y luego acaba con la vida útil de la batería.

Un final esperado

La batería de tres celdas integrada de JooJoo duraba sólo 2,5 horas con un uso moderado, que incluía navegar por Internet y reproducir videos cortos. JooJoo afirmaba que se podían obtener 5 horas si se evitaba Flash por completo, pero eso anulaba el propósito. Mientras tanto, la iPad duraba más de 10 horas con una carga.

La iPad de Apple costaba lo mismo que JooJoo pero traía a la mesa mucho más que solo la navegación web. Además la JooJoo era menos portátil, tenía una pantalla peor aunque más grande, no era intuitiva de usar y tenía un software a medias. Pese a su agradable diseño de hardware, su software deficiente y el precio excesivo impedían que fuera recomendable.

Para colmo de males, la iPad de nivel de entrada de Apple ofrecía una experiencia mucho más fluida y repleta de funciones, y había muchas tabletas basadas en procesadores ARM de 199 dólares a la vuelta de la esquina.

Suena lógico que el proyecto antecesor a la iPad sucumbiera menos de un año después de su lanzamiento y fuera dejada de lado, tanto por Arrington como por sus fabricantes, en noviembre de 2010.