Planta nuclear es paraíso de cocodrilos