2 / 9

Vista de las Catatratas con un inusual caudal de agua

Vista de las Catatratas con un inusual caudal de agua 
Foto: @aleamell

Las cataratas del Iguazú desbordadas

Como consecuencia de copiosas precipitaciones registradas en el norte de la provincia argentina de Misiones y en los estados brasileños de Santa Catalina y Paraná, los ríos Iguazú y Paraná bajan con enorme caudal generando nuevamente desbordes en las cataratas. Una crecida histórica del río Iguazú, que elevó su cauce habitual de 1.500 metros cúbicos por segundo (m3/s) a más de 45.000, obligó a cerrar la totalidad de los circuitos turísticos de las cataratas. El presidente de la Administración de Parques Nacionales, Carlos Corvalán, precisó a Télam que el PN Iguazú se mantiene abierto al público, pero no el acceso a los paseos, sino sólo a los centros de Interpretación y de informes, por lo que no se cobra entrada. Desde que comenzaron las mediciones del movimiento en la cuenca del Iguazú, la marca máxima registrada fue durante las inundaciones de 1992, con 36.000 m3/s, unos 10.000 menos que la medida actual. El gerente comercial de Iguazú Argentina, Ezequiel Bermejo, dijo a Télam que "la lluvia continúa en la cuenca del Iguazú superior en Brasil, por lo que todas sus represas siguen jutando mucha agua y la van liberando". Bermejo aclaró que esta crecida no fue causada por esas represas brasileñas, sino por las lluvias inusuales. Por su parte las provincias de Misiones, Corrientes, Chaco, Entre Ríos y Santa Fe se preparan para enfrentar, a partir del próximo fin de semana, los efectos de una nueva y excepcional crecida del río Paraná, en sus cursos superior, medio e inferior. (Con información de La Nación y Télam)