Jerusalén se tiñe de blanco

Jerusalén amaneció cubierta de blanco tras la mayor nevada en dos

décadas, con los servicios de emergencia en alerta y la petición de estos a sus ciudadanos que se queden en casa. Entre diez y quince centímetros de nieve han dejado preciosas imágenes

de la ciudad tres veces santa, con la vieja ciudadela amurallada y sus

lugares sagrados: el Santo Sepulcro, el Muro de las Lamentaciones y la

Explanada de las Mezquitas totalmente revestidos de blanco. Según indicaron hoy las autoridades municipales, se trata de la mayor nevada en la ciudad desde 1992. Los colegios y jardines de infancia en Jerusalén permanecen cerrados,

así como multitud de comercios y oficinas, ante la imposibilidad de los

ciudadanos de llegar a sus puestos de trabajo. Los transportes públicos fueron suspendidos en la ciudad, a excepción

del tranvía, que circulaba muy despacio y con extrema cautela por unas

calles en las que era prácticamente imposible encontrar un taxi y en las

que muy pocos se han atrevido a sacar sus vehículos, que no están

preparados para estas condiciones climatológicas. Más información aquí. (EFE)