Santa Marta, la casa del cónclave