1 / 20

(FOTOS) Tormenta de nieve: así llegó la primavera al noreste de EEUU

Chinatown, New York City. REUTERS/Brendan McDermid

(FOTOS) Tormenta de nieve: así llegó la primavera al noreste de EEUU

Una inusual nevasca en la flamante primavera boreal, la cuarta en tres semanas en el este de Estados Unidos, provocó la cancelación de más de 2.500 vuelos solo en la región de Nueva York.

La tormenta de nieve Toby obligó a numerosas instituciones del gobierno, empresas privadas y escuelas públicas desde Nueva York y Filadelfia hasta el distrito de Columbia a cerrar previendo las complicaciones que provocará en el tráfico y en las rutinas diarias.

Debido a los preocupantes pronósticos, a lo largo de los últimos días, las autoridades han recomendado a los ciudadanos que, en la medida de lo posible, eviten viajar y numerosas aerolíneas han permitido a los usuarios modificar sus billetes sin ningún coste adicional.

El Servicio Nacional de Meteorología ha emitido avisos de tormenta en un área que abarca buena parte de los estados de Massachussets, Nueva York, Nueva Jersey, Pensilvania, Delaware, Virginia y Maryland, además de otros puntos de interior.

La temperatura cayó a -1ºC, y se pronostican fuertes vientos en la región de hasta 72 km/h que podrían derribar árboles y causar apagones.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, advirtió en rueda de prensa de que se trata de una “tormenta seria” y anticipó que la situación “empeorará durante el día” debido, sobre todo, a los fuertes vientos.

De hecho, si se cumplen los pronósticos, esta podría ser la mayor tormenta de primavera registrada en la historia de la ciudad.

En la Gran Manzana se prevé que el manto de nieve supere los 40 centímetros de altura, lo que podría generar graves problemas no sólo de tránsito sino también en el sistema de cableado de la ciudad.

Más al norte, en estados como Massachusetts y Rhode Island, se calcula que miles de personas están sufriendo ya cortes eléctricos.

En Boston se espera que los momentos más duros se produzcan a última hora del día, por lo que numerosas carreteras y empresas aún permanecían abiertas al mediodía.

Sin embargo, se teme que en esta zona la tormenta se vea reforzada a lo largo de la jornada por la intensidad de los vientos, que podrían llegar a alcanzar 95 kilómetros por hora, lo que podría generar graves problemas adicionales, especialmente en la zona costera.

En total, se calcula que unos 70 millones de estadounidenses se han visto afectados por una tormenta que hace difícil creer que la primavera comenzó oficialmente este martes.