EN FOTOS: Así recuperaron los cuerpos enterrados en el Pico de Orizaba

Guillermina Ortiz Cortez


Posiblemente se trataría de una excursión más a la montaña más alta de México en aquel lejano noviembre de 1959.

16 personas se unieron a la aventura del Citlaltépetl, mejor conocido como Pico de Orizaba.

Pero cerca de la cima, un glaciar cayó sobre los alpinistas. Cuatro murieron, pero solo se halló el cuerpo de Alberto Rodríguez. Los otros tres quedaron sepultados bajo toneladas de nieve.

Casi seis décadas después, un equipo encabezado por el Ejército mexicano logró desenterrar los cadáveres. O al menos eso es lo que esperan todos los que aún sobreviven a la tragedia.

Si después de los análisis de ADN se comprueban sus identidades, Enrique García Romero, el Calavera (24 años); Juan Espinoza Camargo, (17 años); y el experto de montaña Manuel Campos Pérez, el Indio Verde podrán descansar lejos de su gélida tumba.

Finalmentes después de 59 años.

Rescate de los cuerpos de los tres alpinistas enterrados bajo toneladas de nieve en el Pico de Orizaba en 1959.
Restatistas, equipos de alpinismo locales y hasta sobrevivientes de la tragedia de 1959 pasaron años en la búsqueda y rescate. Sucedió apenas este 13 de noviembre de 2018, vía un rescate aéreo encabezado por el Ejercito mexicano.
La llegada de los rescatistas para desenterrar y bajar los cuerpos de quienes se cree son Enrique García Romero, Juan Espinoza Camargo y Manuel Campos Pérez, el Indio Verde.
El traslado de uno de los cuerpos. (Jazmín Adrián)
Uno de los desentierros en el nevado Pico de Orizaba. (Jazmín Adrián)
El descenso del Pico de Orizaba. (Jazmín Adrián)


6 de marzo de 2015. Los alpinistas Hilario Aguilar Aguilar y Francisco RodrÃíguez, presidente del Club Alpino Mexicano y director de Protección Civil de Ciudad Serdán, Puebla revelaron que los cuerpos estaban abrazos y vestían un suéter rojo y chamarra azul. (Jazmín Adrián)
El alpinista retirado Luis Espinosa, a la derecha, muestra a Gerardo Reyes una de sus viejas fotos de una expedición cuando abandona el albergue familiar Reyes, que se usó como punto de partida para su expedición de 1959 al Pico de Orizaba.
Espinosa en entrevista con AFP el 12 de marzo de 2015. En la imagen, muestra una de las fotografías donde creía quedaron enterrados sus compañeros. Los escaladores que hallaron los primeros cuerpos informaron que vieron un cráneo congelado a 310 metros (1,000 pies) de la cima del Pico de Orizaba. El segundo cuerpo fue encontrado a 150 metros de distancia.
Un cuaderno con el registro de los montañeros que escalaron la cara norte del Pico Orizabaen 1959. En la imagen, los nombres de cuatro montañeros que tuvieron el accidente.


Video sugerido

También te puede interesar:

Sigue leyendo en HuffPost