1 / 29

FOTOS | Protestas ante la comitiva de Trump en México

Fotos: AP / EFE / Reuters / Cuartoscuro

FOTOS | Protestas ante la comitiva de Trump en México

 A la espera de ser investido, Andrés Manuel López Obrador ha convertido su casa de campaña en una residencia presidencial improvisada con poca protección visible. En esas condiciones recibió hoy a una delegación del Gobierno estadounidense, encabezada por el secretario de Estado, Mike Pompeo.

El destino quiso que el encuentro con los representantes del presidente Donald Trump tuviera lugar en un tramo de la calle Chihuahua, nombre de un estado mexicano fronterizo con Estados Unidos, que desde primera hora de la mañana estuvo acordonada por vallas y custodiada por policías de Ciudad de México.

El rechazo de López Obrador a recibir protección federal chocó con las necesidades de seguridad requeridas por una delegación del Gobierno estadounidense, por lo que dos días antes del encuentro, funcionarios de la Embajada de Estados Unidos en México pidieron inspeccionar la casa y revisar el perímetro del inmueble.

Sin embargo, el resultado fue una intervención mínima del espacio público. Tan solo fue acordonado un tramo de 100 metros entre la esquina de Chihuahua y Monterrey, donde se ubica la casa, y la Avenida Insurgentes, mientras el resto del barrio siguió su rutina habitual de un viernes cualquiera.

Lucero, cocinera de un restaurante situado en el crucero donde tuvo lugar el encuentro, contó a Efe que llegó en la mañana con el “temor de no poder trabajar”, pero nadie de las autoridades le dijo “nada” y el establecimiento abrió sin problemas.

La veintena de agentes locales no mostraban armas de fuego, mientras que el anunciado protocolo de seguridad coordinado entre el Estado Mayor Presidencial y el Servicio Secreto de Estados Unidos no fue visible, a diferencia de otros encuentros ocurridos durante la administración del aún presidente Enrique Peña Nieto.

El detalle más notable fue el más de un centenar de reporteros, fotógrafos y camarógrafos congregados para cubrir el encuentro, provocando dificultades en el tránsito de las calles aledañas y la intervención de las autoridades de movilidad.

La casa de campaña de López Obrador, que ejerce como oficina de transición, está ubicada en el barrio Roma Norte, una zona de moda de la capital mexicana conocida por sus restaurantes y vida nocturna.

Según reportaron medios locales, agentes locales pasaron la noche retirando vehículos y ramas de la calle para facilitar el acceso de la comitiva compuesta por Pompeo; el asesor y yerno de Trump, Jared Kushner; la secretaria de Seguridad Nacional, Kristjen Nielsen, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

Marcos, un vecino del tramo acordonado, salió de casa con sus dos perros pocos minutos antes del mediodía, puesto que a partir de ese momento y hasta el final de la reunión los vecinos de ese segmento debían permanecer encerrados en casa: “Aprovecho ahora para salir”, dijo a Efe entre risas.

Contó que los vecinos fueron avisados anoche de todo el operativo y que sus vehículos fueron trasladados a un estacionamiento cercano pagado por el Gobierno capitalino.

Desde que el 1 de julio López Obrador ganó las presidenciales con 53 % de los votos, decenas de periodistas y curiosos aguardan frente a la casa de campaña durante todo el día.

Marcos confesó que es “molesto” cuando hay manifestantes haciendo ruido a las siete de la mañana, pero también indicó que su nuevo vecino ha traído cosas positivas: “Desde que era pequeño, jamás había visto el semáforo de la esquina funcionar, y ahora lo han arreglado”.

Los vecinos de la casa frente al cuartel de López Obrador han sabido hacer negocio de esta situación excepcional y cobraron 2.000 pesos (106 dólares) a un equipo de televisión que pasó la noche en su vivienda y pudo permanecer allí toda la mañana con una vista privilegiada de la entrada de la delegación estadounidense.

A diferencia de lo esperado, muy pocas personas se acercaron para reprochar a los representantes estadounidense la retórica antiinmigración de Trump, que tantas tensiones ha provocado con el actual Gobierno mexicano.

“Estamos aquí para preguntar dónde están nuestros niños y cuál es su destino?”, dijo a Efe María García en referencia a la política de separación de familias migrantes llevada a cabo por la administración de Trump.