1 / 23

Venezuela

Manifestantes opositores se enfrentan a integrantes de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) durante una manifestación hoy, martes 4 de abril de 2017, que intentaba marchar hacia el Parlamento en apoyo a la destitución de los magistrados del Supremo, en Caracas (Venezuela). La Guardia Nacional Bolivariana de Venezuela (GNB, policía militar) disolvió hoy con gases lacrimógenos y perdigones de goma una manifestación de decenas de opositores que intentaban marchar hacia el Parlamento en apoyo a la destitución de los magistrados del Supremo, según constató Efe. EFE/CRISTIAN HERNÁNDEZ

FOTOS: La policía lanza gases lacrimógenos y perdigones contra manifestantes en Venezuela

Redacción Noticias

El presidente del Parlamento venezolano, Julio Borges, el excandidato presidencial Henrique Capriles y varios diputados fueron alcanzados este martes por gases lacrimógenos que dispersó la policía durante una protesta opositora en Caracas.

La nube envolvió entre otros al veterano expresidente del Parlamento, Henry Ramos Allup, que al igual que sus colegas debió correr para resguardarse y terminó con los ojos irritados, constató la AFP.

“Así se irrespeta la investidura parlamentaria: diputados agredidos en la avenida Libertador al dirigirnos a sesionar”, denunció Borges en Twitter.

Lilian Tintori, esposa del encarcelado opositor Leopoldo López, también aseguró haber sido afectada. “Nos echaron gas, bombas, eso parecía una guerra. Venezuela está en dictadura, pero la vamos a liberar”, dijo a periodistas en una autopista que conduce al hemiciclo.

Las bombas fueron activadas cuando un millar de opositores, entre ellos los dirigentes, intentaban marchar hacia la sede de la Asamblea, en el centro de Caracas, para exigir al gobierno que respete la independencia del Legislativo.

Tras varios forcejeos, los manifestantes desistieron de avanzar y se dispersaron, aunque algunos legisladores comenzaban a ingresar individualmente a la cámara.

La policía evitó el avance de la multitud hacia ese punto de la capital, donde partidarios chavistas marcharon para repudiar una resolución de la Organización de Estados Americanos (OEA) que el lunes declaró que en el país hay una “grave alteración” de la democracia.

“Siento como taquicardia, fueron muchas bombas”, denunció con la respiración entrecortada el asambleísta Richard Blanco, desde una clínica a la que fue trasladado tras el incidente.

El presidente de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), Julio Borges, afirmó a los periodistas desde la marcha que el gobierno impidió que la mayoría de los diputados llegue a la capital para participar en la sesión de parlamentaria.

La Asamblea Nacional suspendió la sesión en la que pretendía remover a varios magistrados del Tribunal Supremo de Justicia luego de que las autoridades impidieran el paso de los diputados y centenares de partidarios hasta la sede del Legislativo.

La sesión será convocada nuevamente para el final del día o para mañana, “la idea es que se haga lo antes posible”, anunció a los periodistas el primer vicepresidente del Parlamento, el opositor Freddy Guevara.

Los diputados opositores pretendían llegar hasta el Parlamento encabezando una marcha de centenares de simpatizantes, para iniciar un proceso legislativo con el que pretenden remover de su cargo a los magistrados de la Sala Constitucional del máximo tribunal.

La segunda vicepresidenta, la opositora Dennis Fernández, aseguró, en un mensaje en la red social Twitter, que “se mantienen tomadas entradas” de la sede del Legislativo, en el centro de Caracas, “impidiendo acceso de diputados”.

El diputado oficialista, Diosdado Cabello, afirmó que el Parlamento venezolano (Asamblea Nacional, AN), de mayoría opositora, no puede destituir a los magistrados del Supremo porque se encuentran en una “situación de ilegalidad” pues, dijo, no tienen mayoría calificada y no hay una “calificación” por parte del Poder Moral.

“No hay ninguna calificación del Poder Moral que es a quien todas luces le corresponde calificar la conducta de los magistrados (…) y además” para una decisión “de ese tipo ellos deben tener una mayoría calificada” pero a eso hay que sumarle “que hay una directiva en desacato”, dijo Cabello desde la marcha oficialista.

La semana pasada el Supremo venezolano emitió unas sentencias en las que asumía las funciones de la Asamblea -de mayoría opositora-, que limitaban la inmunidad parlamentaria y, además, despojaban al ente legislador de sus funciones.

Aunque el Supremo suprimió algunos apartados de estas sentencias, la oposición calificó sus acciones de “golpe de Estado”, aseguró que no se pueden “corregir” y anunció que llevaría a cabo una sesión este martes para destituir a los magistrados que emitieron dichas sentencias.

Elaborado con información de EFE y AFP.