FOTOS | Los países latinos que permiten el matrimonio infantil y la mutilación femenina

Las niñas siguen subyugadas por la desigualdad de género en muchas partes del mundo y América Latina y el Caribe no es la excepción.

La discriminación se expresa en arraigadas prácticas culturales que pasan inadvertidas, como servir el primer plato de comida al hijo varón y esmerarse más en su crianza y cuido.

A las niñas se les exige desde más temprano su colaboración en las tareas del hogar mientras sus hermanos descansan o estudian. O se le prohíbe salir a la calle con los varones a montar bicicleta y divertirse con juegos considerados masculinos.

Esa preferencia aparentemente inocua tienen a profundizarse en las familias de recursos escasos, donde muchas niñas reciben una peor nutrición, son sacadas de la escuela más temprano y están más expuestas a las enfermedades porque recibieron menos vacunas que sus hermanos.

El informe Estado de la Población Mundial 2020, publicado en junio por el UNFPA, el organismo de las Naciones Unidas encargado de la salud sexual y reproductiva, alertó que millones de niñas se ven sometidas a prácticas que les provocan daños físicos y emocionales con el conocimiento y consentimiento plenos de sus familias, amigos y comunidades.

UNFPA dijo que existen al menos 19 prácticas nocivas "que perpetúan la supremacía de los hombres y los niños sobre las mujeres y las niñas" al menospreciarlas. El peligro de estas prácticas sociales, que van desde el planchado de los senos hasta las pruebas para verificar la virginidad, es que no solo refuerzan la subordinación de la mujer, sino que "son herramientas de control de su sexualidad y fecundidad".

De todas las prácticas perjudiciales, el documento de Naciones Unidas destaca el matrimonio infantil, la mutilación genital y la preferencia por los hijos varones.

El matrimonio infantil, que abarca el vínculo legal y las parejas de hecho, es una manifestación de la violencia de género que sufren más de 650 millones de niñas y adolescentes en el mundo. Cuando termine el día unas 33.000 niñas menores de 18 años habrán sido obligadas a casarse con hombres mucho mayores que ellas.

En América Latina y el Caribe hay al menos 60 millones de niñas casadas.

Una de las consecuencias del matrimonio infantil es el embarazo precoz. Las cifras regionales indican que el 86% de las adolescentes que se casaron o vivían en una unión libre antes de los 18 años parieron antes de cumplir 20. Cuando la mujer es más madura y se casa después de cumplir la mayoría de edad, la tasa de embarazos baja al 34%.

Otra práctica aberrante la mutilación genital femenina, que se realiza anualmente a 4,1 millones de niñas principalmente en el África subsahariana y los países árabes. Pero el informe de UNFPA indicó que la práctica fue detectada en la etnia Emberá, en Colombia.

"Muchos casos no salen a la luz hasta que una niña acude a un centro de salud con lesiones graves. Algunas niñas han muerto", alertó el informe que agregó que aunque no se ejerce de forma universal," persiste, a menudo en secreto, en la forma de clitoridectomía o, como se conoce localmente, la curación".

La preferencia por los hijos varones ha promovido la selección del sexo con sesgo de género o casos de desamparo extremo que han desembocado en la muerte de las niñas. El resultado son 140 millones de mujeres “desaparecidas”, es decir, niñas que no nacen porque sus padres deciden abortar al conocer el género del feto o que mueren durante la infancia o la adolescencia al no tener acceso a una alimentación adecuada, a la salud o por ser explotadas laboral o sexualmente.

Para remediar esta situación, el informe indica que los cambios culturales tienen que ser acompañados con reestructuraciones económicas y jurídicas para que las mujeres gocen de igualdad de oportunidades.

Pero la pandemia de COVID-19 amenaza con revertir los avances logrados hasta ahora. La suspensión de los servicios sociales y sanitarios durante seis meses pudieran adecuar las condiciones para que unas 13 millones de niñas adicionales se casen por obligación de los próximos 10 años.