1 / 19

(FOTOS) Donald Trump visita zonas afectadas por el huracán Irma en la Florida

El presidente estadounidense, Donald Trump (d), en presencia de su esposa, Melania Trump, se dirige a los medios antes de embarcar en el Marine One en la Casa Blanca en Washington DC, Estados Unidos, hoy, 14 de septiembre de 2017. Trump visita hoy Florida para evaluar los daños causados por el huracán Irma en ese estado, el más afectado por el paso del ciclón. EFE/SHAWN THEW

(FOTOS) Donald Trump visita zonas afectadas por el huracán Irma en la Florida

Redacción Noticias

El presidente estadounidense, Donald Trump, visitó este jueves la Florida para evaluar los daños causados por el huracán Irma, mientras las autoridades investigan la muerte de ocho residentes de un asilo de ancianos que se quedó sin electricidad por el paso de la tormenta.

Si estas víctimas se suman oficialmente a la cifra de muertos por Irma, el balance provisional queda en 20 fallecidos en Florida y unos 40 en el Caribe.

Trump y su esposa Melania llegaron a Fort Myers, donde se les informó -junto al vicepresidente, Mike Pence- de los esfuerzos de recuperación tras el paso del huracán, según la Casa Blanca.

A su llegada, el presidente elogió y agradeció al gobernador del estado Rick Scott el buen trabajo realizado en respuesta a Irma, una labor que calificó de “sobresaliente” y, según dijo, se refleja en el bajo número de víctimas. También dio las gracias a la Guardia Costera, la Guardia Nacional y otras instituciones por sus esfuerzos por proteger la vida de las personas, al tiempo que prometió ayudar a los que han perdido sus casas.

Luego se reunieron con damnificados del huracán y con miembros de los equipos de auxilio que han prestado ayuda en esta catástrofe natural, recorrieron algunas zonas afectadas en Naples y ayudaron a repartir alimentos.

La primera dama, que recibió críticas de quienes consideran que su elección de vestuario para visitar las zonas devastadas en Texas por el huracán Harvey fue inapropiada, optó esta vez por un atuendo más discreto y menos propenso a la polémica (unas ballerinas en lugar de zapatos de tacones) para tomar el vuelo rumbo a la Florida. Pero al descender del avión, vestía unos jeans y zapatillas blancos que también han sido cuestionados.

La visita llega mientras los residentes que evacuaron Florida antes de la llegada de Irma luchan por volver a sus hogares, con decenas de miles de empleados trabajando a contrarreloj para devolver la electricidad a millones de clientes.

Después de que el huracán Harvey golpeó Texas, Trump fue criticado por haber tenido una interacción mínima con los residentes durante su primer viaje a finales de agosto. El presidente vio poco de los daños e hizo pocas expresiones de preocupación.

En su segunda visita, a Texas y Luisiana, fue más empático. Recorrió un refugio de Houston que albergaba a cientos de personas desplazadas y caminó por calles llenas de muebles y todo tipo de objetos empapados y arruinados.

El fin de semana pasado, durante su estancia en Camp David, el retiro presidencial en Maryland, el presidente estuvo al tanto del paso de Irma.

Irma, que tocó tierra el domingo por la mañana en los Cayos de Florida como huracán de categoría 4, provocó la emisión de órdenes de evacuación para más de seis millones de personas.

Algunos residentes de los Cayos de Florida presenciaban escenas de devastación después de que la policía comenzara a levantar los bloqueos de carreteras para permitir el regreso de residentes a este conjunto de islas frente a la costa sur del estado.

Al menos un cuarto de las casas de los Cayos quedaron destruidas, según la agencia federal de emergencia, que también apuntó que el 65% de las construcciones sufrió algún daño en estas islas habitadas por unas 70.000 personas.

Con información de agencias.