FOTOS | La confesión en los tiempos del coronavirus: así es la vida de los curas en la nueva normalidad

TresB

El mundo es diferente desde que el coronavirus apareció en nuestras vidas y todos nos hemos tenido que adaptar a él. También los sacerdotes. Durante el período más duro del confinamiento muchas misas quedaron suspendidas, pero con la desescalada y la llegada posterior de la nueva normalidad las iglesias fueron recuperando poco a poco su actividad. Eso sí, de manera distinta.

Los templos son lugares cerrados en los que se solían producir aglomeraciones, por lo que ahora es importante guardar la distancia social y tomar otras precauciones como el uso de las mascarillas para evitar los contagios. Los curas están tratando de adaptarse a estos nuevos tiempos y han tomado medidas extraordinarias para seguir atendiendo a sus feligreses.

Por ejemplo, en los tiempos del coronavirus la forma de confesarse es totalmente distinta. Se hace en lugares improvisados de los templos e incluso fuera de ellos, siempre guardando la distancia de seguridad. Hay sacerdotes que incluso escuchan a sus fieles en aparcamientos sin que estos tengan que bajarse de sus coches.

Más historias que te pueden interesar: