FOTOS | Cazador de trufas, un oficio de riesgo para salir adelante en Irak

TresB

Las trufas de Irak se pagan a unos 7 dólares el kilo, un precio muy inferior al que tienen las que se encuentran en Europa, que pueden alcanzar los cientos de euros por cada 1.000 gramos. Sin embargo, en un país que vive una terrible crisis económica, suponen un sustento importante para muchas familias.

Desafiando el duro clima del desierto del sur de Irak, familias al completo pasan semanas buscando y recolectando trufas. Remueven piedras y hurgan entre la tierra y la arena para encontrarlas y llevarlas después al mercado. Esta temporada las lluvias han llegado tarde, por lo que ha habido menos cantidad, aunque eso también ha supuesto que su precio sea superior.

El clima no es el único peligro al que se enfrentan estos cazadores de trufas. En el desierto también hay lobos y bajo la tierra quedan minas sin detonar de la guerra del Golfo del 91 que pueden ser confundidas. Sin embargo, a estos recolectores no les queda más remedio que arriesgarse si quieren salir adelante.

Más historias que te pueden interesar: