Fortnite: a través del videojuego una asociación francesa ayudó a niños que fueron víctimas de maltrato

LA NACION

A través de un avatar con alas y vestido de azul, al que pudieron conocer en Fortnite, el famoso juego en línea, más de 350 niños y adolescentes víctimas de maltrato pudieron hablar discretamente con adultos "reales" durante la cuarentena obligatoria en Francia.

La asociación francesa de protección de la infancia L'Enfant bleu llevó a cabo esta campaña en secreto, con la esperanza de que funcionara como un trampolín para crear un sistema permanente, y que los videojuegos se conviertan en un medio para que los niños en peligro alerten sobre su situación.

Acertijo visual: ¿Dónde está el gato en la biblioteca?

Para la directora de la asociación, Laura Morin, el objetivo de esta operación -la primera de este tipo en Francia y sin equivalente en el extranjero-, es responder al "desafío número uno" al que se enfrentan quienes ayudan a los menores maltratados: "Permitir que el niño hable y que los adultos detecten que hay un problema. Los jóvenes no usan los mismos medios que nosotros. Tenemos que adaptarnos y encontrar nuevas formas de llegar a ellos".

Los voluntarios de la asociación entraron en el mundo virtual de Fortnite bajo la apariencia de un personaje llamado "Enfant Bleu" (Niño Azul), y se turnaron para "darle vida" todos los días durante un mes. La misión de este avatar era responder a los jóvenes que querían. hablar con ellos sobre sus problemas personales.

En un mes, un total de 1.200 niños, de entre 10 y 17 años, entraron en contacto con este emisario virtual, lo que se considera "un número extraordinario de participación", según Morin. En la mayoría de los casos, los jóvenes hacían clic sólo por curiosidad, pero más del 30% habló de problemas personales más o menos graves, y "algunos declaraban encontrarse en una situación de extrema urgencia", según la asociación.

Modo fiesta: sin disparos, Fortnite prepara un mapa diferente para recorrer una isla llena de minijuegos

Incluso en algunas charlas puntuales pudieron remitir a los jóvenes a otras estructuras especializadas, como las que luchan contra el acoso escolar. Para que el experimento funcionara, los jóvenes tenían que ser informados de la posibilidad que se les ofrecía, pero sin que sus padres, "potencialmente violentos", lo supieran.

"Es el canal adecuado, el vocabulario adecuado los niños que lo necesitan, sin despertar la atención de quienes abusan de ellos", sentenció Fabrice Plazolles, quien dirigió la operación de la agencia de comunicaciones Havas Sports & Entertainment.

Morin señaló que la operación confirmó que los videojuegos son una "pista alentadora" para facilitar que los niños maltratados hablen, pero que ahora es el momento de ir más allá y pensar en cómo hacer que funcione a largo plazo. A partir de septiembre se reunirán representantes de las editoriales de videojuegos, jueces y policías especializados, junto a la Secretaría de Estado para la Protección de la Infancia y evaluarán cómo seguir con la iniciativa.