Nueva forma de viajar: los vuelos que comenzarán a llegar y qué pasará con los testeos

·5  min de lectura
Fila en el aeropuerto de Ezeiza en American Airlines. Foto de archivo.
Tomás Cuesta

El regreso a la normalidad en los vuelos parece estar cada vez más cerca luego de más de un año y medio con restricciones a raíz de la pandemia del coronavirus, que ya dejó más de 115.000 muertos en la Argentina.

Tras la publicación ayer de una nueva Decisión Administrativa (DA) que regirá los próximos dos meses, se comenzó a conocer cómo será el retorno paulatino a la realidad aeronáutica nacional previa a marzo de 2020. Sin embargo, el regreso será con nuevos actores, ya que algunos se fueron del país y otros abandonaron el mercado, como fueron los casos de Latam Argentina y Alitalia.

En una entrevista con LA NACION, Paola Tamburelli, la titular de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), dio detalles de los siguientes pasos, defendió los cierres, aseguró que los vuelos de cabotaje ya están en un 90% respecto a la prepandemia y habló sobre el cierre del Aeropuerto de El Palomar.

Vuelos internacionales

Tamburelli reiteró que se trata de un esquema gradual que llevará desde este lunes a 3000 los ingresos diarios y que en una semana subirá a 4000, hasta que se cumpla el plazo establecido por el Ministerio de Salud para eliminar los cupos. Esa fecha, que se debería dar dentro de los próximos 20 días, está supeditada a que el país alcance el 50% del total de la población inmunizada. Es decir que la mitad de los argentinos y residentes tengan esquema completo de vacunación y que hayan pasado dos semanas desde ese hito.

Esa cifra (alcanzar el 50% de personas vacunadas ) llegaría entre mañana y el martes. A partir de ese momento, se debería esperar dos semanas más para considerar que todos están con los niveles de anticuerpos suficientes. Desde entonces, reiteró Tamburelli, se procedería a la liberación completa de los ingresos.

Según su mirada, esta fecha móvil es la que derivó en la demora de la confirmación de las rutas internacionales autorizadas para octubre y que, en lugar de programar todo el mes como es costumbre, solo se hiciera para la primera quincena.

Después de la apertura, el cambio más importante será el fin de los testeos rápidos en los aeropuertos. “Es importante recordar que no se va a testear solo a las personas que tengan esquema de vacunación completo. El resto se seguirá haciendo. Por ejemplo, todas las personas desde los 6 años en adelante deberán hacerse un hisopado en el aeropuerto, si no cuentan con la vacunación completa. Además, en caso de ser argentinos, residentes o quienes ingresen al país con otro fin que no sea turismo, tendrán que hacer la cuarentena. En tanto, los turistas no deberán hacer la cuarentena, pero sí un test PCR como el que debieron presentar antes de subirse al vuelo que los trajo al país”, dijo la funcionaria y remarcó que en los aeropuertos permanecerán las carpas o sectores donde se harán los test de antígenos a los que no cumplen con el esquema de vacunación.

Respecto de las quejas por las demoras en las programaciones y las cancelaciones, la funcionaria respondió: “En general quien se queja es la agencia de viaje, no la línea aérea que está en contacto seguido con nosotros y sabe qué es lo que puede llegar a vender o programar. Lamentablemente la pandemia atenta contra la previsibilidad en el sector, algo que antes no pasaba”.

Ante la consulta de las líneas áreas que dejaron de operar en el país, dijo: “La única que dejó de hacerlo es Emirates. Las otras cerraron, como Alitalia que quebró. Además se comunicaron cuatro empresas aéreas internacionales que están interesadas en comenzar a operar en el país, por ejemplo Edelweiss, Eastern, también hay nuevas empresas colombianas”.

Los de cabotaje

Tamburelli también se refirió al golpeado mercado de los vuelos de cabotaje e indicó: “Estamos casi en un 90% de recuperación respecto de lo que eran los vuelos prepandemia. Estamos en el 89,80% de recuperación con actores que siguen operando. El análisis de cuánto se afectó lo tendremos que hacer una vez que volvamos a una situación similar a la de prepandemia. Hoy por hoy somos muy optimistas con la conectividad interna porque tenemos un 300% más de vuelo que el 2020 durante la pandemia. Falta, por supuesto, que se recupere la demanda que está artificialmente disminuida porque hay pasajeros que no se suben porque hay actividades que aún no están funcionando con normalidad. El mercado aérea se recupera siempre y hay actores que utilizan esas rutas”.

La titular de la ANAC además se refirió a los cruces durante la semana entre la directora de Migraciones, Florencia Carignano, y diferentes personas que reclamaban la libertad de circulación y respondió: “Uno siempre recibe estas críticas con el filtro desde el lugar desde donde uno está. ¿Cómo se toman las decisiones? En una mesa con distintos organismos, donde se busca afectar lo menos posible, pero cuidando lo que es la prioridad, la salud y la vida. Nadie quiere tomar decisiones que afecten a una persona o una actividad, pero cuando hay algo que cuidar se convierte en la prioridad. ANAC siempre quiso que volaran aviones. ¿Quién más que la ANAC va a querer que vuelos muchos aviones? Pero teníamos que cuidar la salud”.

Tras ello, al ser consultado por LA NACION si se podría llegar a dar marcha atrás con las aperturas, Tamburelli respondió: “Trabajamos para que eso no suceda. Esperemos que no. Con el avance del proceso de vacunación soy optimista de que esto seguirá adelante. Sin embargo, la pandemia nos enseñó que es imprevisible. El año pasado no esperábamos la cepa delta que nos llevó a dar marcha atrás con las aperturas en el sector aéreo”.

Para cerrar, sobre la posibilidad de la reapertura de aeropuertos como el de El Palomar (que cerró durante el brote) dijo: “Yo creo que sí. En el caso de El Palomar tiene sus cuestiones legales y queda afuera de lo que tiene que ver con pandemia. Esperamos que todos los aeropuertos vuelvan a recuperar la demanda que tenían antes. El Palomar es un tema que está dentro del sistema nacional de aeropuertos, regulado por el Orsna y por el que la ANAC tuvo que dar informes sobre el impacto medioambiental. Todavía eso es algo que está en desarrollo en un juzgado”. Y ante la consulta sobre si debería operar, concluyó: “No hay una respuesta directa porque son distintos los elementos que se conjugan”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.