Automotrices frenan operaciones en México y EEUU por desabasto de gas natural

Sharay Angulo
·3  min de lectura
Foto de archivo: Ford Fusion sale de la línea en la planta de ensamblaje en Flat Rock

Por Sharay Angulo

CIUDAD DE MÉXICO, 18 feb (Reuters) - Las gélidas temperaturas que paralizaron el flujo de gas entre el sur de Estados Unidos y México obligaron el jueves a detener operaciones en más plantas automotrices en ambos lados de la frontera, incluidas la estadounidense Ford y las japonesas Toyota y Nissan.

Las inusuales condiciones climáticas registradas en la última semana interrumpieron el suministro de gas natural desde Texas, dejando a millones de mexicanos sin luz y a las factorías sin el vital hidrocarburo. El miércoles, Volkswagen y General Motors anunciaron la paralización de algunas de sus plantas en México.

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) informó el jueves que ha identificado al menos cinco plantas armadoras que han tenido afectaciones en sus operaciones debido a un suministro limitado de gas que ha obligado a reducir el consumo entre un 20% y un 30%.

La AMIA agregó en un comunicado que seis estados del norte mexicano han experimentado cortes significativos del suministro de gas por congelamiento de ductos, que han derivado en la suspensión temporal de actividades en plantas de fabricación de vehículos ligeros y motores.

Ford Motor Co. explicó que el clima adverso provocó el cierre temporal de plantas en Kansas City, Kentucky y Michigan, así como de su complejo en la ciudad mexicana Hermosillo, en Sonora, donde produce la SUV Bronco Sport.

Las operaciones de la planta de Ford en Kansas City se cancelaron del 13 al 22 de febrero, detalló la empresa en un comunicado a Reuters y agregó que la de camiones en Dearborn produjo durante el turno de día y se espera lo haga el viernes, aunque estará inactiva la noche del jueves.

MÁS AFECTACIONES

Otros fabricantes de automóviles afectados por el clima invernal son Toyota Motor Corp y Nissan Motor Co Ltd.

La primera aseguró que su planta en Texas estaría inactiva hasta el viernes, mientras que los primeros turnos no operarían el jueves en las plantas de Misisipi y Alabama. En México, la empresa informó que sus plantas de Baja California y Guanajuato serán sometidas a paros técnicos o reducciones de turnos en los próximos días.

Nissan, por su parte, detalló que la producción en las plantas de Smyrna, Tennessee, y Canton, Misisipi, permanecen suspendidas; en tanto que su unidad mexicana informó que decidió adelantar a febrero algunos paros programados para marzo en su planta del estado Aguascalientes, por la escasez de gas.

La automotriz japonesa agregó a Reuters en un comunicado que cambió "de manera rápida" la fuente de energía en algunas plantas mexicanas a gas licuado de petróleo (GLP) para mantener su nivel de producción.

La segunda economía más grande de América Latina empieza a resentir que las importaciones de gas a través de ductos desde Texas cayeron alrededor de un 75% durante la última semana, causando miles de millones de dólares en pérdidas por cortes de energía y cierres de fábricas.

La crisis de suministro de gas, que puso un freno en la reactivación de la manufactura mexicana, se regularizará la siguiente semana, anticipó José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento.

"Todo el norte está parado. Esto costará cerca de un punto del PIB en el primer trimestre del año, adicional a la caída de un 2.5% que ya se tenía prevista", estimó el economista.

(Reporte adicional de Ben Klayman en Detroit; Editado por Diego Oré)