Force Fest, metal y disculpas

Janet Mérida

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 2 (EL UNIVERSAL).- Este domingo hubo más seguridad en el Force Fest y los organizadores dieron una explicación de lo ocurrido el sábado. Dijeron que el desorden se originó por una fisura en la valla del escenario principal, donde estarían Slipknot y Evanescence. Al querer arreglarla, algunos se dieron cuenta y comenzaron con el caos que acabó en fogatas, instrumentos rotos y una audiencia que no vio a sus artistas favoritos.

Javier Castañeda, director general de Live Talent, empresa organizadora del Knotfest y Force Fest, dijo que gracias a su forma de actuar hubo saldo blanco. "Pareciera que actualmente en México es una diversión destruir cosas pero de una manera que pone en riesgo a la gente.

"El dueño del equipo de audio no nos dejó usar el micrófono, nos dijo: 'si ustedes dicen eso nos van a (destruir las cosas)'", explicó.

El festival no comenzó a las 12:00 horas como se tenía previsto, sino después de las 15:00 horas, dejando fuera (sin algún tipo de aviso) a bandas que iban a abrir, como OBESITY, que no cobraría. "Lo más triste fue ver a gente que quería vernos, que estaba esperando a que abrieran la puerta desde las 10:00 horas. Hasta ahora no hemos recibido ninguna disculpa", indicó a EL UNIVERSAL el guitarrista de la agrupación, Luis Rodríguez.

Alrededor de las 16:00 horas ya se encontraba la asistencia recorriendo el lugar, entre un dispositivo de seguridad conformado por mil 100 elementos de seguridad pública y 600 de seguridad privada. Hasta alrededor de las 19:00 horas, la asistencia era de 25 mil personas, la mitad de los que acudieron el sábado al Parque Oceanía.

Pese a la situación, muchos asistentes decidieron disfrutar de la tarde con los artistas que seguían en cartelera, entre ellos In Flames, quienes se adueñaron del escenario principal en una presentación en la que convivieron con todo el público.

"Muchas gracias por dejarnos tocar aquí esta noche, por todo, esta canción se llama 'The end'", dijo el vocalista antes de despedirse de la audiencia alrededor de las 22:20 horas para dar paso a Rob Zombie.

La Lupita fue otro de los grupos que se apoderó del escenario Monstar. Lino Nava prefirió no darle más peso a lo ocurrido el sábado. "Por culpa de algunos pagan todos pero la música tiene ese poder de transformar cosas, la imagen de alguien en llamas se va a eclipsar con la de alguien tocando", señaló.

El director de Live Talent también declaró que era imposible controlar todos los robos. "Los robos pasan en todos lados. En Coachella hay robadera de celulares, afuera del Corona Capital también. La inseguridad en el país está aunque tengas mil policías".