Un "food truck" solidario reparte 500 almuerzos diarios en Chile por la pandemia

Santiago de Chile, 24 jun (EFE).- Un food truck solidario realizó la entrega de 500 almuerzos individuales este miércoles en la localidad de Las Canteras en Colina, ciudad ubicada al norte de Santiago de Chile, iniciativa que continuará durante quince días para tratar de atender a los vecinos de la zona que más están sufriendo las consecuencias de la pandemia del coronavirus.

La ideal surgió de un empresario local y fue acogida e implementada por el alcalde de Colina, Mario Olavarría.

"Se contactó conmigo un empresario de la octava región (región del Bío-Bío) y me contó esta idea que él tenía. Estudiamos el tema y llegamos a esto: a entregar durante quince días 500 almuerzos diarios, o sea un total de 7.500 almuerzos en distintos barrios y poblaciones", explicó Olavarría a Efe.

La medida buscará continuar brindando ayuda a los habitantes de Colina, luego de que ya se hubiesen recibido aproximadamente 33.400 cajas de alimentos entregadas por el Gobierno central.

"La crisis es fuerte. Creo que es un buen aporte para la gente que se está alimentando más o menos, que no puede salir tampoco y uno va con la comida a su hogar", agregó el edil.

Olavarría también adelantó que la próxima semana esperan poder repartir unas 2.500 cajas para los adultos mayores de la ciudad.

LOS VECINOS

Haciendo la fila se encuentra Marisol Pacheco, quien comparte su casa con seis personas más. Con una enfermedad pulmonar crónica, le cuesta tomar aire al hablar, pero asume el riesgo de contagiarse con el coronavirus SARS-CoV-2 por salir a buscar los almuerzos para ella y su familia.

"Se agradece porque en estos tiempos de pandemia hace falta. Con esto, la mayoría está sin trabajo. En mi casa somos 7 y estamos todos sin trabajo", comentó Marisol a Efe.

la mujer contó también que hace más de un año que no cuenta con el servicio de agua, ya que arrastra una deuda cercana a los 200.000 pesos chilenos (unos 245 dólares). Dada la emergencia sanitaria, la situación se agrava, al no poder disponer de agua para asearse ni para limpiar la casa.

"Para nosotros llegar a tener un contagio sería dejar la embarrada. A mí no me gustaría que por mí culpa otras personas estuvieran enfermas", dijo Marisol, quien no es la única en su familia que posee una enfermedad crónica pulmonar.

En la fila también aguarda María Inés, lleva consigo dos bolsas reutilizables para llevar los seis almuerzos que le corresponden.

"Yo creo que ha sido excelente (la entrega de almuerzos) porque aquí en esta comuna es mucha la gente que trabaja y en este momento nadie tiene permiso para salir a trabajar y la gente tiene que comer. Trabajan día a día, no tienen grandes contratos ni nada por el estilo", explicó a Efe.

Desde la llegada del coronavirus SARS-CoV-2 al país suramericano, el pasado 3 de marzo, Chile cuenta con más de 254.000 casos y 4.731 decesos, números que lo posicionan como el séptimo país más afectado a nivel mundial, según datos de la universidad estadounidense de Johns Hopkins.

En un intento por controlar la propagación de la enfermedad, el Gobierno de Sebastián Piñera decretó hace más de un mes una cuarentena para la ciudad de Colina, así como también para la ciudad de Santiago, que alberga cerca del 40 % de la población total chilena.

La situación ha tenido como repercusión la paralización de actividades económicas, lo que a su vez ha dejado a miles de personas sin trabajo, al amparo de seguros de cesantía. Sin embargo, dadas las altas tasas de informalidad laboral que existen, muchos ni siquiera pueden optar a dicho beneficio.

(c) Agencia EFE