"Fondeados" aborda con comedia las oportunidades laborales actuales

·3  min de lectura

Ciudad de México, 21 jul (EFE).- Una larga etapa de desempleo obligó al guionista y director Marcos Bucay a emprender un proyecto. El resultado fue "Fondeados", una película en la que se aborda dicha problemática desde la comedia y con una mirada tecnológica actual.

"Estaba en el desempleo total, sin nada, con mis ahorros a punto de acabarse, cuando dije: voy a escribir una película sobre algo de lo que estoy viviendo, esto de ser un cuate que no tiene nada y que tiene que empezar de cero", cuenta Bucay en entrevista con Efe.

Polo (Aldo Escalante) y Blas (Ricardo Polanco) son dos amigos "ninis" (ni estudian, ni trabajan) que comienzan un proyecto de recaudación de fondos para levantar una aplicación de justicia social.

En poco tiempo consiguen millones y la felicidad se convierte en angustia, puesto que todo lo crearon mientras estaban drogados y ya sobrios no tienen idea de cómo lo lograron.

"Es la historia de un emprendimiento fallido, es una comedia diferente que habla sobre la justicia social y de cómo queremos convertir alguna idea nuestra en un juego, y cuando te llegan millones de pesos de gente que no conoces tienes que cumplirles", anuncia Marcos.

La película llegará a Netflix el 23 de julio y sus personajes aprenderán algo muy claro: "a punta de trancazos van a entender que no hay atajos al éxito, eso no existe, es una falacia que de repente vemos y es un mensaje que yo me digo todos los días para seguir motivado y trabajando", dice el director.

Su carrera lo demuestra. Bucay ha sido director, productor y escritor de series de comedia como "Club de cuervos" (2019) o "Cómo sobrevivir soltero" (2020) y es el guionista de las películas "Yo, Potro" (2018) y "Guadalupe Reyes" (2019).

Pero su exitoso futuro en la comedia se vislumbró en el 2010 cuando Marcos, junto a sus amigos de licenciatura, lanzaron dos videoclips musicales que se volvieron virales en Youtube.

Estos retrataban de manera chusca la historia de Fer y Santi, dos amigos ricos que gozaban de la vida y de sus privilegios como millonarios con las canciones "Acapulco dreamers" y "Quiero ir al antro".

"Yo empecé haciendo videos con un grupo de amigos, pero no lo veíamos como un negocio, estábamos echando relajo y si podíamos hacer dinero en un futuro estaba padre", cuenta Bucay y reflexiona sobre el parecido de su historia personal con la de sus personajes de "Fondeados".

UN TEMA UNIVERSAL

Aunque de principio la película parece apuntar a un tema de una generación millennial, los temas que enmarca la película son muy universales y que le atañen a todas las generaciones.

"Creo que cualquier persona que haya sentido frustración laboral en su vida se va a identificar", dice Fabrizio Santini quien interpreta a Aderales, la persona que comenzará el caos al darles un psicotrópico a Polo y Blas.

Escalante lo confirma, "en realidad el mundo está cambiando y desde los boomers hasta la generación Z, la película le habla a todos, ya no hay nada seguro y tenemos que emprender. La pandemia nos trajo a todos incertidumbre y la verdad es que hay que salir y emprender", menciona.

Además, confiesa que fue sencillo empatizar con los personajes principales, pues tristemente el desempleo largo es característico del medio del espectáculo.

"La condición de ninis no nos es ajena a los creadores, hay momentos en los que son así y no hay mucho que hacer", dice Escalante, quien disfruta su primer protagónico, después de muchos años de trabajo en el medio.

Por su parte Ricardo Polanco celebra que la comedia se encuentre "bajo la lupa" de la sociedad, que en la actualidad no perdona nada.

"Creo que está bien dialogar con argumentos y con tranquilidad para poder hacer una autocrítica y mejorar lo que sigue, entonces está muy bien estar bajo la lupa si es con esa intención", explica.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.