Foco en la migración: Biden lanza un plan para reunificar familias

Rafael Mathus Ruiz
·2  min de lectura

WASHINGTON.- Joe Biden puso en marcha una revisión integral de la política migratoria de Estados Unidos para desarmar la tenaza a la llegada de extranjeros que impuso su antecesor, Donald Trump. El presidente creó además una task force para reunir a las familias que fueron separadas en la frontera con México como parte de la política de "tolerancia cero" aplicada por la administración trumpista, que recibió una dura condena.

Biden firmó tres nuevos decretos -lleva ya más de dos docenas, más que cualquiera de sus predecesores más cercanos en sus primeras semanas de mandato- para diseñar un nuevo sistema de asilo, poner en marcha un plan para afrontar la crisis humanitaria en la frontera con México por las caravanas de migrantes que llegan de América Central y crear un grupo de trabajo que termine de reunir a las familias que fueron separadas. El gobierno de Trump separó al menos a unos 5500 chicos de sus padres a lo largo de la frontera entre julio de 2017 y junio de 2018 en un intento de disuadir la llegada de migrantes. La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, según sus siglas en inglés), una de las organizaciones civiles que demandaron al gobierno de Trump por su política migratoria, indicó que es probable que al menos 1000 de esas familias aún permanezcan separadas.

Los tres decretos de Biden complementan las primeras medidas que tomó al llegar a la Casa Blanca sobre inmigración, la suspensión de la construcción del muro en la frontera con México y la suspensión de las deportaciones, que luego fue bloqueada por la Justicia. La Casa Blanca puntualizó que la estrategia de Biden "se centra en la premisa básica de que nuestro país es más seguro, más fuerte y más próspero con un sistema de inmigración justo, seguro y ordenado que da la bienvenida a los inmigrantes, mantiene unidas a las familias y permite a las personas, tanto a inmigrantes recién llegados como a personas que han vivido aquí durante generaciones, contribuir más plenamente a nuestro país".

Space X: la tremenda explosión del nuevo cohete durante su aterrizaje

El gobierno puso especial énfasis en la crisis en la frontera sur, y envió un mensaje a los migrantes de que no vengan porque necesitan tiempo para cambiar la política migratoria del país.

"Este no es el momento de venir a Estados Unidos, necesitamos el tiempo para implementar un proceso migratorio con el que la gente sea tratada humanamente", señaló la vocera de la Casa Blanca, Jen Psaki. "Tomará algo de tiempo", añadió.

Los defensores de la inmigración han instado al nuevo gobierno demócrata a actuar rápidamente, pero los funcionarios dicen que necesitan tiempo para desentrañar las muchas capas de restricciones introducidas durante la era Trump y para implementar nuevos sistemas más amigables con los migrantes.