¿Otro foco de conflicto? Disputa con Uruguay por el dragado del puerto de Montevideo

·4  min de lectura
El puerto de Montevideo, principal perjudicado por las políticas argentinas.  inalog
Inalog

MONTEVIDEO.- La diferencia entre 13 metros y 14 metros de profundidad en el acceso al Puerto de Montevideo se traduce en muchos millones de dólares. En 2018 fue aprobado por la Argentina el proyecto que autorizaba al gobierno uruguayo a dragar el canal marítimo a 13 metros, que en ese momento estaba en 12. Sin embargo, Uruguay profundizó un metro más.

El gobierno uruguayo anunció que tenía la autorización para excavar el canal marítimo a 14 metros e iniciaría las obras. Sin embargo, el pedido formal a la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP) -organismo binacional encargado de otorgar los permisos-, presentado en 2014 fue para dragar a 13. Argentina autorizó y Uruguay agradeció que le permitieran “dragar a 14”. La delegación argentina no corrigió a Uruguay, y el entonces gobierno del Frente Amplio anunció en conferencia que tenía el permiso para llevar la profundidad del canal portuario a 14 metros.

Por error humano, arruinan 15 millones de vacunas de Johnson & Johnson en EE.UU.

Ahora, a dos años y nueve meses de aquellos episodios, la delegación argentina envió una carta formal a Montevideo corrigiendo el asunto, y dejándole en claro que el permiso que le habían formulado era de dragar a 13 metros, como han manifestado algunas autoridades del nuevo gobierno de forma pública.

El hecho generó un nuevo desentendimiento entre la actual administración comandada por el presidente Luis Lacalle Pou y el anterior gobierno que lideró el fallecido expresidente Tabaré Vázquez. Pues al tomar el mando, los jerarcas de la Administración Nacional de Puertos (ANP) y del Ministerio de Transporte no tenían claro si el permiso para dragar era a 13 o 14 como se había anunciado.

Según la información a la que accedió El País de Uruguay, en consulta con varios dirigentes del pasado gobierno, la intención uruguaya fue, en un principio, llevar la profundidad del canal a 13 metros. Así lo manejaron las autoridades de la ANP desde 2015, comentaron dos fuentes de la pasada administración.

En tanto, señalaron que los 14 de profundidad eran parte de un “plan maestro portuario” para el año 2035.

Proceso de consultas

El proyecto de obra entregado a la CARP fue por ese número: 13 metros. El proceso de consultas en ese ámbito binacional es complejo. La delegación argentina formuló 22 preguntas para ampliar la información, consultando tanto asuntos logísticos como medioambientales. Después de esto se concedió el permiso.

Pero en medio de todo esto, Uruguay firmó el contrato con la empresa finlandesa UPM para la construcción de su segunda planta de celulosa. Con fecha del 7 de noviembre de 2017, el texto dice: “Corresponderá a la ANP realizar a su costo todos los trabajos de dragado necesarios con respecto al canal de conexión entre el Río de la Plata y la dársena adyacente al área de Concesión del Puerto de Montevideo”.

Allí se detallan “13,0 metros de calado a nivel cero Wharton a partir de no más allá de 5 años desde el inicio de operaciones de la Planta de Celulosa y por el resto del período de la concesión, una vez que se reciba la autorización ya solicitada a la Comisión Administradora del Río de la Plata”.

Al establecerse “calado” -que es la profundidad que alcanza en el agua la parte sumergida de una embarcación- se necesita de un metro más de profundidad para que ese barco pueda navegar sin encallar.

El 30 de mayo de 2018 el representante de Uruguay en la CARP, Felipe Michelini, agradeció a Argentina. “Recibimos con grata satisfacción la comunicación”, inició su intervención según consta en las actas de la CARP, por “esta aceptación de la profundización del Canal del Acceso al Puerto de Montevideo a 14 metros”. De hecho, “14 metros” figura en letra negrita.

El 4 de junio de 2018, el entonces ministro de transporte uruguayo, Víctor Rossi, dio el anuncio en una conferencia: “La semana pasada fue aprobada por la CARP la autorización que se gestionaba desde hace mucho tiempo para profundizar el dragado de los canales de acceso al puerto hasta una profundidad de 14 metros”, dijo.

Alarma en Uruguay: se dispara la ocupación de UTI y crece la tensión con el comité científico

Ahora, a dos años y nueve meses, la Argentina corrige. “A fin de evitar cualquier controversia, la República Argentina, a través de esta Delegación, solicita que por su intermediario se aclare ante las autoridades uruguayas que (…), respecto a que la profundidad del proyecto de Profundización y Extensión del Canal de Acceso al Puerto de Montevideo, aprobado el 29 de mayo de 2018 por la Argentina en el seno de la CARP, es de -13 metros y no de -14 metros”, dice la carta firmada por Diego Tettamanti, presidente de la delegación argentina de la CARP fechada el 25 de marzo.

El anuncio por parte de la Argentina de no permitir esa ampliación del dragado implicaría un perjuicio para el interés uruguayo ya que le impediría recibir una mayor carga en la terminal portuaria de Montevideo y así poder competir con los puertos de Buenos Aires y Rosario.

La discusión llega luego de que Lacalle Pou insistiera que su gobierno aspira que el Mercosur no sea “un corsé o un lastre” para los países socios que quieren que “el progreso” se pueda dar por aumento de “la inversión” y que para eso es necesario “abrirse al mundo”.

Lacalle Pou insistió en el concepto, y en las dos palabras que generaron el viernes la reacción de Alberto Fernández, al referirse a la fallida cumbre del Mercosur.

El País/GDA