FMI respalda alivio sustancial de deuda de Argentina

Associated PRess

BUENOS AIRES (AP) — El Fondo Monetario Internacional (FM) dio un fuerte respaldo al proceso de reestructuración de la deuda de Argentina al afirmar el viernes que los acreedores privados deberán aceptar un “alivio sustancial” para que pueda ser sostenible y evitar la cesación de pagos.

“Teniendo en cuenta la capacidad de servir deuda y el peso actual de la deuda del país, será necesario un alivio substancial de los acreedores privados para restablecer la sostenibilidad con alta probabilidad de la deuda”, dijo el organismo en un comunicado.

Argentina se ha fijado como meta reestructurar con acreedores privados títulos en moneda extranjera por unos 70.000 millones de dólares. Al mismo tiempo está renegociando la devolución de los 44.000 millones de dólares que le giró el FMI entre 2018 y 2019.

Antes del coronavirus, Argentina encaraba el desafío ya en un contexto de recesión económica, alta inflación y una pobreza que afecta a más de 35% de la población.

El FMI, según lo que pudo establecer una misión técnica que visitó Buenos Aires en febrero, consideró que el país sudamericano debería reducir las necesidades de financiamiento bruto a un promedio del 5% del PIB y no superior al 6 % del PIB “para cualquier año en el mediano y largo plazo”.

Esto implicaría, llevado a números, un alivio de la deuda en moneda extranjera de “entre 55.000 y 85.000 millones de dólares durante la próxima década”.

Las consideraciones del organismo contemplan un panorama económico mundial poco alentador a causa de la pandemia del coronavirus.

“Es importante enfatizar que nuestra prioridad es, y seguirá siendo, la de apoyar a la recuperación de Argentina y a la protección de los grupos más vulnerables”, dijo el FMI.

Argentina todavía no formalizó una propuesta de quita a los acreedores privados, pero también este viernes su ministro de Economía Martín Guzmán advirtió que “la deuda argentina hoy no es sostenible, no es financiable y no es asequible”.

“No queremos comprometernos a iniciar una negociación que no podemos sostener en el tiempo”, sostuvo.

Por la imposibilidad de viajar al exterior en el actual contexto, Guzmán adelantó que las negociaciones con los acreedores se harán por videoconferencia.