FMI. Matías Kulfas: "No hay margen para el ajuste"

LA NACION
·2  min de lectura

Luego de la carta de senadores kirchneristas al Fondo Monetario Internacional (FMI), el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, aseguró hoy que en el marco de las negociaciones con el organismo "no hay margen para el ajuste" sino que se apunta a generar crecimiento económico con mayor "inversión" y "desarrollo productivo".

"Vamos a negociar con el FMI desde nuestras convicciones, desde nuestra mirada respecto de la economía y sobre cómo tiene que crecer una economía como la de la Argentina", dijo Kulfas en diálogo con radio Continental.

El domingo, el bloque de senadores que lidera la vicepresidenta Cristina Kirchner, intimó a la titular del FMI, Kristalina Georgieva, para que "se abstenga de exigir o condicionar las políticas económicas de la Argentina para los próximos años".

Hoy, Kulfas aseguró que el Gobierno "no tiene ningún tipo de temor". "La Argentina se planta desde ciertos parámetros y condiciones que son totalmente las opuestas a las que negoció el gobierno de Mauricio Macri", lanzó.

Con Massa aislado, un diputado de Pro preside el debate sobre el impuesto a la riqueza

"Los programas los hacen los países y después van negociando diferentes pautas con el organismo. No es que uno va a sentarse y todas las opiniones que plantea el organismo las va a adoptar acríticamente. Uno va a plantear su programa y en ese marco explicará o negociará algunas cosas en particular", agregó.

En ese sentido, afirmó: "No hay margen para el ajuste, tal como se planteó en el gobierno anterior, que apuntaba a una reducción del gasto para que se acomodaran el déficit fiscal y el equilibrio de las cuentas públicas". "Lo que hemos visto es que se redujo el gasto y se profundizó la recesión y no se redujo el déficit fiscal. Ese programa no funcionó", opinó.

"Acá no hay ningún ajuste, el Presupuesto 2021 apunta al equilibrio gradual de las cuentas públicas con crecimiento económico y con más inversión pública en infraestructura, en programas sociales, en innovación y en desarrollo productivo", detalló.

En ese sentido, desligó el fin del IFE de un "ajuste" y señaló que responde a la intención de "ir acomodando las políticas a las circunstancias actuales". "Ya no estamos en la fuerte caída económica que hubo en marzo, abril, sino que estamos en una recuperación gradual, y esto hace que se modifiquen los instrumentos. Hay más política industrial, políticas sociales específicas y en ese marco se van calibrando los instrumentos", justificó.