El FMI dijo que hace falta “un programa de políticas” para bajar la inflación

Rafael Mathus Ruiz
·4  min de lectura
Alejandro Werner dio una conferencia de prensa
Alejandro Werner dio una conferencia de prensa

WASHINGTON.- El Fondo Monetario Internacional (FMI) volvió a mostrar preocupación por la inflación de la Argentina, dijo que es necesario “un programa de políticas públicas” para frenar la suba del costo de vida, y que la fecha para cerrar un nuevo acuerdo depende del Gobierno.

Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, y el único funcionario del staff que ha estado involucrado en las negociaciones con el gobierno de Macri y el actual de Alberto Fernández, dijo que el Fondo está en condiciones de avanzar “muy rápidamente” hacia un nuevo programa con la Argentina, en momentos en los que en Estados Unidos prevalece la mirada –incluido en el propio FMI– de que el Gobierno quiere postergar el nuevo acuerdo hasta después de las elecciones legislativas de octubre para evitar el costo político de un ajuste fiscal mayor.

Werner respondió preguntas de periodistas argentinos durante la conferencia de prensa en la que presentó el panorama económico para América Latina y el Caribe, la región del mundo más golpeada por la pandemia del coronavirus. Al responder las consultas sobre la Argentina, dejó una nueva advertencia por la inflación, y se preocupó por remarcar que los tiempos del acuerdo dependen más del Gobierno que del Fondo.

“Claramente una economía con inflación elevada sí genera preocupación, y la inflación en la Argentina es elevada y ha sido elevada durante los últimos cuatro años y es un reto importante bajarla” , indicó Werner. “Y para bajar la inflación es importante llevar a cabo la implementación de un marco macroeconómico y de políticas macroeconómicas conducentes a una inflación más baja y también a medidas que ayuden a la coordinación de expectativas con respecto a un nivel más bajo de inflación”, insistió.

Werner dijo que parte de las discusiones que el staff del Fondo está llevando adelante con el Banco Central y el Ministerio de Economía “giran en torno a estos marcos macroeconómicos, y a estas medidas complementarias de coordinación de expectativas para que la Argentina avance en un programa de políticas públicas que sea conducente a una inflación mas baja”. Eso junto con un sistema financiero más estable alentarán la inversión y el empleo, indicó Werner.

El funcionario dijo además que el Fondo y el equipo que conduce el ministro de Economía, Martín Guzmán, han avanzado “de manera muy importante” en las negociaciones, y que el trabajo en busca de un nuevo programa para refinanciar la deuda de alrededor de US$45.000 millones que dejó el gobierno de Macri es continuo.

“La negociación y el trabajo técnico han avanzado de manera muy importante. Los trabajos se llevan acabo de manera continua”, indicó Werner. “Entonces estamos con una plataforma de entendimiento en la cual podemos avanzar muy rápidamente en la medida que se decida tener un acuerdo relativamente rápido. Ahora, ya la decisión de cuándo está mucho más del lado de las autoridades argentinas que de nuestro lado, y ellos decidirán de manera clara el entorno en el cual se toman estas decisiones cuál es el mejor momento”, puntualizó.

Eludir polémicas

Werner evitó hablar de un eventual costo por la postergación del acuerdo, y eludió asió entrar en polémicas con el Gobierno luego de sus explosivas declaraciones la semana anterior en un seminario de inversores en el marco de la Reunión de Primavera del Fondo y el Banco Mundial organizado por S&P Global, al que accedió la agencia Reuters.

Durante ese encuentro, Werner dijo que existen diferencias “significativas” en el gobierno de Alberto Fernández sobre el rumbo del país, que las negociaciones con el Fondo “se han prolongado más de lo que pensábamos”, que aún existe “mucha incertidumbre” sobre los planes del oficialismo, y que la lectura del Fondo es que el Gobierno prefiere cerrar un acuerdo recién después de las elecciones legislativas de octubre.

“Estamos trabajando para estar listos cuando sea que el gobierno realmente quiera finalizarlo y acelerarlo. Creo que estamos en condiciones de hacerlo, pero es cierto que es obvio que las negociaciones se han prolongado más de lo que pensábamos”, había dicho Werner.

“En un año electoral, que ahora también resulta ser un período en el cual el contexto externo es favorable para las cuentas financieras de la Argentina, hay una interpretación de nuestro lado de que tal vez el Gobierno siente que será mucho mejor emprender esta negociación política después de las elecciones que antes”, reconoció el funcionario.

Guzmán, quien se encuentra de gira en Europa en busca de respaldo para la negociación con el Fondo y para volver a postergar un pago con el Club de París que vence este mes, ha planteado como plazo tentativo para el acuerdo mayo o junio, pero ató los avances a que el Gobierno logre tejer los consensos políticos necesarios para blindar el nuevo programa.