Florida: sentencian al científico mexicano que espió para los rusos a cuatro años de cárcel

·4  min de lectura

Un científico mexicano fue sentenciado a cuatro años y un día de prisión tras convertirse en espía para los rusos.

Héctor Cabrera Fuentes, de 37 años, se declaró culpable de actuar como agente extranjero no registrado en febrero y fue sentenciado en Miami el martes. Ya lleva cumplidos más de dos años de su sentencia.

Cabrera fue detenido el 16 de febrero de 2020 por agentes del FBI en el Aeropuerto Internacional de Miami cuando iba de regreso a México.

Dos días antes, se había visto a Cabrera intentando vigilar a un informante del FBI junto a su esposa.

La pareja fue al edificio de apartamentos del informante, encontró su auto y tomó una foto de la matrícula para dársela a su contacto ruso, informó The Miami Herald.

Ha estado recluido en el Centro Federal de Detención de Miami desde que fue detenido.

“No tengo ningún interés en involucrarme en algo así de ahora en adelante”, dijo Cabrera en la corte el martes. “La libertad es lo primero y la familia también”.

Los registros judiciales indican que Cabrera estaba casado con dos mujeres, una en Rusia y una mujer mexicana que estaba con él en Miami.

El científico mexicano Héctor Cabrera Fuentes fue sentenciado a cuatro años (Captura de pantalla/Youtube/math2me)
El científico mexicano Héctor Cabrera Fuentes fue sentenciado a cuatro años (Captura de pantalla/Youtube/math2me)

La mujer rusa estaba teniendo problemas para obtener el permiso para salir del país, algo que podría haber sido utilizado como palanca contra el científico cardiaco.

Un funcionario ruso le dijo a Cabrera que tomara fotos del auto del informante del FBI, la matrícula y el lugar donde estaba estacionado el vehículo.

Los registros judiciales dicen que se pensaba que el informante estaba proporcionando información al FBI sobre los esfuerzos de espionaje ruso en el sur de Florida.

Una declaración presentada junto con el acuerdo de culpabilidad establece que “la forma en que el acusado se comunicó con el funcionario del gobierno ruso y sus tareas en este caso son consistentes con las tácticas de los servicios de inteligencia rusa para detectar, evaluar, reclutar y manejar activos y fuentes de inteligencia”.

Los abogados defensores Ronald Gainor y Amber Donner dijeron en un memorando de sentencia que Cabrera es “un bioquímico y científico cardiovascular de renombre mundial” que ha estudiado en Rusia, Alemania y Singapur.

“Su carrera solo es superada por su trabajo caritativo en el que brinda apoyo a la gente de su ciudad natal, Oaxaca, México”, dijeron los abogados.

Cabrera era investigador en el Centro Nacional del Corazón de Singapur antes de su arresto, y también tenía un “cargo” en la Escuela de Medicina Duke-NUS, un proyecto conjunto entre la Universidad de Duke y la Universidad Nacional de Singapur.

Sus cargos han sido suspendidos como resultado del caso en su contra.

Una declaración jurada penal del FBI establece que Cabrera llegó a Florida el 13 de febrero de 2020, donde alquiló un automóvil y condujo hasta el edificio de apartamentos de Miami al día siguiente.

Él y su esposa fueron vistos por un guardia de seguridad en el estacionamiento privado. Los registros judiciales indican que se le pidió a Cabrera que se fuera poco después de que su esposa tomara las fotos del automóvil y que el plan era proporcionar las imágenes a su supervisor ruso en su próxima visita allí.

“La compañera de viaje del acusado, a pedido de [Cabrera], tomó una foto del automóvil [del informante] estadounidense especificado”, dice la declaración fáctica presentada con su acuerdo de culpabilidad. “Un mensaje de WhatsApp de la compañera de viaje del acusado al acusado contenía una fotografía de primer plano del automóvil [del informante] estadounidense especificado”.

Cabrera usó una visa de negocios y turismo para visitar Miami. Le dijo a los agentes del FBI después de ser detenido que se había reunido con su supervisor ruso en múltiples ocasiones en 2019.

Su teléfono móvil reveló que hubo contacto sustancial entre Cabrera y el supervisor, dice la declaración jurada. El científico también le contó al FBI sobre su otra esposa, que tenía dos hijas.

Dijo que él los visitó cuando estuvo en Rusia para reunirse con su supervisor, quien le dijo que no le revelara a su esposa que se reuniría con un agente de inteligencia.

Según los informes, el agente también le prometió a Cabrera que ayudaría a su esposa e hijos a salir de Rusia.

“Podemos ayudarnos unos a otros”, le dijo el agente al científico.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.