Florida se retira de encuesta de los CDC sobre el consumo de alcohol, drogas y pensamientos suicidas de los estudiantes

·5  min de lectura

Inmediatamente después de la llamada ley estatal “No digas gay”, el Departamento de Educación de Florida se retiró silenciosamente de una encuesta de estudiantes de los CDC de 31 años que incluye preguntas sobre bienestar mental, pensamientos suicidas, orientación sexual e identidad de género.

Los defensores de la salud mental calificaron la medida como “un precedente increíblemente peligroso” y dijeron que los datos producidos por la encuesta son esenciales para comprender las luchas de los adolescentes y guiar las políticas públicas.

El departamento no respondió a una solicitud para explicar la decisión.

Norín Dollard, analista sénior de políticas en el Instituto de Políticas de Florida, una organización no partidista, y directora de Florida KIDS COUNT, parte de una evaluación anual del bienestar infantil en los Estados Unidos, dijo que la decisión de Florida de retirarse de la encuesta “se tomó en la oscuridad, sin cualquier tipo de oportunidad para la opinión del público”.

“La [encuesta de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés)] es una fuente de datos confiable y de larga data en la que los legisladores, defensores, agencias estatales y organizaciones sin fines de lucro han confiado a lo largo de los años para identificar tendencias en comportamientos potencialmente dañinos entre los jóvenes de Florida”, dijo Dollard. “Sin la encuesta, no está claro cómo pretende el estado analizar cosas como la prevalencia del acoso y las enfermedades mentales entre los adolescentes”.

Conocido formalmente como la Encuesta Sobre el Comportamiento de Riesgo de los Jóvenes (YRBS, siglas en inglés), el cuestionario confidencial federal de los CDC se lleva a cabo en todo el estado en las escuelas secundarias públicas cada dos años. Sus casi 100 preguntas cubren la dieta, el ejercicio, el tabaquismo, la imagen propia, el acoso escolar, el uso de drogas, el acceso a las armas, el uso de métodos anticonceptivos, el abuso sexual y físico y los trastornos alimentarios.

También pregunta a los estudiantes sobre su orientación sexual e identidad de género, aunque en cada caso una de las respuestas de opción múltiple es: “No sé qué está preguntando esta pregunta”.

El propósito de la encuesta, como se indica en el sitio web del Departamento de Salud de Florida, es “monitorear los comportamientos prioritarios de riesgo para la salud que contribuyen sustancialmente a las principales causas de muerte, discapacidad y problemas sociales entre los jóvenes, que contribuyen a los patrones en la edad adulta”.

El sitio web del estado también señala: “El YRBS ha sido apoyado por muchas agencias, incluidos los Departamentos de Educación, Niños y Familias y Justicia Juvenil de Florida, distritos escolares en todo el estado y la División de Salud Escolar y Adolescente (DASH, siglas en inglés) en los CDC”.

El Departamento de Salud de Florida tampoco respondió a una solicitud de comentarios.

“Toda la intención de la encuesta es hacer una buena política de salud pública”, dijo Dollard. “Si no tienes los datos, no puedes hacer eso”.

En los últimos años, por ejemplo, los datos han revelado un mayor riesgo de suicidio entre los estudiantes LGBTQ, mayores tasas de vapeo entre los adolescentes y una epidemia de acoso cibernético.

Pero la encuesta parece particularmente urgente a medida que aumentan las tasas de depresión y suicidio entre los adolescentes, dijeron varios defensores. En el otoño de 2021, la Academia Estadounidense de Pediatría, la Academia Estadounidense de Psiquiatría Infantil y Adolescente y la Asociación de Hospitales Infantiles declararon una emergencia nacional en la salud mental de niños y adolescentes.

Además, señalaron Dollard y otros, será importante hacer un seguimiento del impacto de la nueva legislación estatal de Elección de los Padres en la Educación — denominada proyecto de ley “No digas gay” por los opositores — en la salud mental de los estudiantes LGBTQ. La ley prohíbe hablar sobre orientación sexual o identidad de género en las escuelas hasta el tercer grado o “de una manera que no sea apropiada para la edad” en los grados superiores.

“Parte del poder de [esta encuesta] es que permite el análisis de datos por subgrupos, incluidos los jóvenes LGBTQ, para que las necesidades de estos estudiantes, que corren un mayor riesgo de depresión, suicidio y abuso de sustancias que sus compañeros, son entendidos y pueden ser apoyados por las escuelas y los proveedores comunitarios”, escribió Dollard al instar a los líderes estatales a revertir su decisión.

Marni Stahlman, presidenta y directora ejecutiva de Mental Health Association of Central Florida, se hizo eco del sentimiento y dijo que el retiro del estado no podría llegar en peor momento.

“Es un precedente increíblemente peligroso”, dijo. “Es la única forma en que podemos ver lo que está sucediendo en tiempo real, y que el estado haya tomado esta decisión sin aportes parece casi caprichoso. No conozco ningún grupo u organización individual que supiera que esto era siquiera una consideración. ... Me recuerda a algo que hacía mi abuela cuando no quería saber la respuesta a algo. Ella simplemente no preguntaba”.

En todo el país, 46 estados y aproximadamente 40 sitios adicionales — incluidos distritos escolares locales — territorios de EE. UU. y organizaciones tribales —participan en las encuestas.

“Es uno de esos recursos básicos que simplemente nos dice qué tan bien les está yendo a nuestras familias, particularmente a nuestros niños que están en alto riesgo”, dijo Pam Gould, miembro de la Junta Escolar del Condado de Orange y presidenta y directora ejecutiva de la organización sin fines de lucro de atención médica Shepherd’s Hope.

“Con todos los problemas de salud mental que están sucediendo en este momento a raíz de la COVID y su aislamiento, y todo lo que está sucediendo con nuestros hijos, quiero saber todos los datos”, dijo. “No quiero que se oculten los datos y luego descubra que decepcionamos a nuestros estudiantes porque simplemente no sabíamos”.

Según el contrato anterior con los CDC, Florida recibió financiamiento y asistencia técnica para realizar la encuesta e informar sus hallazgos. Paul Fulton Jr., vocero de los CDC, dijo que el estado ha participado desde 1991, cuando se lanzó la encuesta.

Además de la encuesta de la escuela secundaria, un puñado de distritos escolares de Florida — incluidos Orange, Duval, Broward, Hillsborough, Pasco y Palm Beach — realizaron una encuesta de los CDC entre estudiantes de secundaria. Fulton dijo que es probable que el estado también se haya retirado de esas encuestas, aunque no quedó claro de inmediato.

* Esta historia fue publicada en el Orlando Sentinel por la periodista Kate Santich. La traducción fue realizada por la periodista Ginayra Alvarado Villegas. Puedes contactarla en galvarado@orlandosentinel.com.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.