Florida pide a la corte federal que permita a los cruceros navegar nuevamente

Richard Tribou, Orlando Sentinel
·4  min de lectura

El gobierno de Florida solicitó al tribunal federal que revoque de inmediato la orden de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés) que impide que la industria de los cruceros navegue nuevamente en los EE.UU.

Todas las principales líneas de cruceros que salen de los puertos de los EE. UU. están sujetas a la Guía para la Navegación Condicional de los CDC emitida en octubre pasado en lugar de una orden de no navegar en marzo de 2020 cuando la pandemia de COVID-19 se afianzó. La orden describía los requisitos que las líneas de cruceros deberían seguir, incluida la construcción de una infraestructura de pruebas y la ejecución de viajes simulados antes de que cualquier línea pudiera navegar con clientes a bordo.

El gobernador Ron DeSantis y la procuradora general Ashley Moody inicialmente presentaron la demanda en el Distrito Medio de Florida el 8 de abril, pero ahora buscan una acción judicial inmediata a través de una orden judicial preliminar presentada el jueves, que indica que el bloqueo del crucero no fue realizado por las autoridades estatales, la ley del Congreso o del presidente, pero impuesta por el CDC con lo que el estado afirma que debería haber sido un cronograma mucho más limitado.

El lenguaje de la orden decía que el cierre fue “en cumplimiento de una delegación limitada del Congreso”.

El estado responde que “el Congreso, al otorgar esos poderes limitados, no autorizó a los CDC a cerrar una industria multimillonaria durante más de un año”.

La moción busca permitir que la industria opere nuevamente en Florida, citando a las 159,000 personas en el estado empleadas por líneas de cruceros como Carnival, Norwegian, Disney, Royal Caribbean, entre otros.

“Sin la intervención de este Tribunal, Florida perderá millones, si no miles de millones, de dólares. Y si empresas como Carnival cumplen su amenaza de trasladar sus operaciones al extranjero, es posible que el estado de Florida nunca vuelva a ser el mismo “, se lee en la moción.

La orden de navegación condicional permanece en vigencia hasta el 1 de noviembre de 2021 y aún falta más orientación para que las líneas de cruceros cumplan con sus parámetros, incluidos los viajes simulados requeridos con pasajeros voluntarios para probar las medidas de seguridad de la COVID-19.

DeSantis anunció la demanda del estado en una conferencia de prensa desde Port Miami hace dos semanas, y a principios de esta semana, el gobernador de Alaska, Mike Dunleavy, dijo que su estado se uniría a la demanda federal, citando la pérdida de Alaska de más de $3 mil millones en ingresos debido al cierre.

La semana pasada, los senadores de Florida y Alaska presentaron un proyecto de ley en el Congreso que también busca detener el control de los CDC sobre la industria a través de su orden.

Las líneas de cruceros, sin embargo, no se han sumado a la demanda.

El presidente y director ejecutivo de Royal Caribbean Group, Richard Fain, publicó un video esta semana en el que decía que era optimista acerca de que la industria trabajara con los CDC para volver a estar en funcionamiento.

Afirmó que la evidencia actualizada y los viajes existentes con más de 400,000 pasajeros en los últimos seis meses que están participando en todo el mundo, incluidos Asia y Europa, han llevado a más de 30 países a permitir que las líneas de cruceros reinicien los viajes, y que los datos han sido útiles. en discusiones con el CDC.

“Con base en los avances de la ciencia y los datos proporcionados por nuestras experiencias en el extranjero, los CDC están entablando un diálogo constructivo con nosotros y la industria para permitir un regreso al servicio de una manera segura y saludable”, dijo.

Señaló que los funcionarios de los CDC han declarado públicamente que la reanudación del servicio de cruceros podría ocurrir a mediados de julio.

“Estamos de acuerdo con esa evaluación, y somos más optimistas que nunca en cuanto a que se puede lograr un camino realista hacia adelante en ese período de tiempo”, dijo. “Eso permitiría una temporada de verano en Alaska y en otros lugares”.

Fain también alentó a las personas a seguir usando mascarillas y vacunarse.

“La pandemia no ha terminado. Por más ansiosos que estemos por seguir adelante, no podemos bajar la guardia en este último tramo “, dijo. “Las consecuencias de la enfermedad están mejorando, pero esa mejoría se ha ralentizado y corre el riesgo de empeorar si nos confiamos”.

*La historia fue publicada en el Orlando Sentinel por el periodista Richard Tribou. La traducción al espñol fue realizada por Ingrid Cotto, reportera de El Sentinel Orlando. Para contactarla escribe a icotto@orlandosentinel.com.