Florida podría otorgar $1,000 en bonos a rescatistas mediante fondos federales COVID, propone DeSantis

Orlando Sentinel Staff, Orlando Sentinel
·5  min de lectura

Los socorristas de Florida, incluidos agentes del orden, bomberos, paramédicos y técnicos de emergencias médicas, podrían obtener un bono de $1,000 gracias a una ganancia inesperada de $10 mil millones que el estado obtendrá en fondos federales de ayuda COVID, dijo el gobernador Ron DeSantis este martes.

DeSantis describió sus planes para que los legisladores estatales gasten $ 4.1 mil millones de los $ 10 mil millones en una variedad de proyectos, incluidos programas ambientales, acelerando los proyectos de transporte, ayudando a los puertos de cruceros en Florida y estableciendo un fondo de emergencia para responder a los huracanes.

El mandatario envió una carta el martes al presidente de la Cámara de Representantes, Chris Sprowls, republicano por Palm Harbor, y al presidente del Senado, Wilton Simpson, republicano por Trilby, describiendo sus recomendaciones. Dijo que quería darles a los legisladores un margen de maniobra con los $6 mil millones restantes, considerando que aún es incierto cuándo se entregarán los fondos a los estados y cuáles serán las pautas federales sobre cómo se pueden gastar. Sin embargo, algunos de los fondos restantes deberían ir a las reservas del estado, dijo.

El dinero adicional es parte de los $350 mil millones en ayuda para estados y ciudades incluidos en el paquete de ayuda COVID-19 de $ 1.9 billones aprobado por el Congreso la semana pasada y firmado por el presidente Biden.

El gobernador dijo que la pandemia “ejerció una gran presión sobre nuestros socorristas ... y por eso creemos que debemos reconocer su sacrificio durante el último año”. Pidió un pago de bonificación único de $1,000 para todos los bomberos, las fuerzas del orden público juradas y los técnicos de emergencias médicas que se financiarán durante el año fiscal en curso.

“Podemos realizar esos pagos lo más rápido posible”, dijo.

DeSantis también dijo que los fondos federales se destinarán al desarrollo de un “sistema integral de manejo de la salud del comportamiento” que fue una prioridad clave de su esposa, la Primera Dama de Florida Casey DeSantis.

“Uno de los efectos trágicos de una pandemia es que la salud mental es el costo de la salud mental [y] el aislamiento social, y el estrés de la incertidumbre económica”, dijo DeSantis. “... El sistema tendrá la capacidad de identificar a cada individuo que está recibiendo servicios a través de múltiples sistemas de atención e integrar mejor a esos individuos en los servicios provistos en todos los programas y, en última instancia, en múltiples departamentos”.

DeSantis se ha quejado de la participación de Florida en el los fondos que se dividieron entre los estados en función de su participación en el sistema de compensacióm por desempleo al final del año. La tasa de desempleo de Florida ha tendido a la baja debido a sus políticas de apertura del estado y no imponer restricciones relacionadas con el coronavirus, argumenta DeSantis, y no debería ser castigado por su economía en recuperación.

También discrepó de una sugerencia del senador estadounidense Rick Scott, predecesor de DeSantis como gobernador, de que los estados gastan el dinero de la ayuda estrictamente en los costos relacionados con la pandemia y devuelven cualquier sobrante al gobierno federal. DeSantis afirmó que, según la ley, la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellin, podría devolver cualquier dinero enviado a otros estados.

“Si Florida devolviera el dinero, Yellin lo enviará a Illinois, California, Nueva York o Nueva Jersey”, dijo DeSantis. “No creo que eso tenga sentido para los floridanos, que demos aún más dinero a los estados azules [demócratas] que ya están obteniendo una ganancia inesperada tan grande en este proyecto de ley”.

Aquí hay un desglose del gasto solicitado por DeSantis:

- Mil millones para un fondo de “resiliencia” que se destinaría a proyectos ambientales destinados a responder a los efectos del cambio climático y el aumento del nivel del mar. El dinero se sumaría a los mil millones de dólares contenidos en la recomendación presupuestaria inicial de DeSantis, hecha antes de que se aprobara el paquete de ayuda.

- Mil millones para un fondo de respuesta de manejo de emergencias que permitiría a Florida evitar gastar sus reservas para pagar gastos relacionados con desastres naturales como huracanes mientras espera los reembolsos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, que a veces puede demorar años.

- $938.4 millones para complementar el programa de trabajo de transporte del estado, que se ha visto afectado por un déficit de ingresos porque había menos conductores en las carreteras, especialmente la primavera pasada y el verano durante las etapas iniciales de la pandemia. El dinero aceleraría el trabajo en proyectos viales que se retrasaron debido al déficit.

- $ 258.2 millones en pagos de ayuda para los puertos marítimos de Florida, que experimentaron una disminución en el volumen, especialmente en los cruceros cuando golpeó la pandemia.

- $ 208.4 millones para pagar $1,000 en pagos directos a los socorristas: oficiales de policía, bomberos y técnicos médicos de emergencia.

- $150 millones para el Fondo de Subvenciones para el Crecimiento del Empleo, que paga subvenciones a los gobiernos locales para proyectos viales y programas de capacitación de la fuerza laboral.

- $129.8 millones para actualizar el sistema de desempleo del estado y pagar

*La historia fue publicada en el Orlando Sentinel por los periodistas Grar Rohrer y Steven Lemongello. La traducción al español fue realizada por Ingrid Cotto, reportera de El Sentinel Orlando. Para contactarla escribe a icotto@orlandosentinel.com.