Florida: multa de casi $1 millón a los abogados de Trump por demanda ‘frívola’ contra Clinton

Andrew Harnik/AP

Un juez federal del sur de la Florida, quien desestimó la demanda de Donald Trump contra Hillary Clinton y otros demócratas por la campaña electoral de 2016, azotó al ex presidente y sus abogados con honorarios legales y costos por un total de casi $1 millón por presentar una demanda “completamente frívola” contra ellos.

El juez de distrito Donald Middlebrooks dictaminó el jueves en su orden de sanciones que Trump, su abogada Alina Habba y su bufete Habba Madaio & Associates deben pagar $937,989.39 en honorarios de abogados y costos a los abogados de Clinton y otros 30 demandantes en el caso. Middlebrooks había desestimado la demanda de Trump el año pasado.

Middlebrooks concluyó que la demanda fue presentada de “mala fe” por Trump y sus abogados, en la que se hacían eco de sus acusaciones políticas de que Clinton, el Comité Nacional Demócrata (DNC) y otros orquestaron un “engaño sobre Rusia”, que presentaba falsamente a Trump en una conspiración con los rusos para inmiscuirse en la campaña electoral de 2016. Clinton perdió las elecciones ante Trump, quien fue investigado por el abogado especial Robert Mueller, pero no fue acusado de ningún delito después de que Mueller determinara que el gobierno ruso se entrometió en la campaña presidencial estadounidense.

“Aquí nos enfrentamos a una demanda que nunca debería haber sido presentada, que era completamente frívola, tanto objetiva como legalmente, y que fue presentada de mala fe con un propósito impropio”, escribió Middlebrooks en una mordaz orden de sanciones de 46 páginas contra Trump y sus abogados.

“El señor Trump es un litigante prolífico y sofisticado que usa repetidamente los tribunales para vengarse de adversarios políticos”, dijo el juez. “Es el cerebro del abuso estratégico del proceso judicial y no puede ser visto como un litigante que sigue ciegamente el consejo de un abogado. Conocía perfectamente el impacto de sus acciones [y], por [lo tanto], considero que deben imponerse sanciones al señor Trump y a su abogada principal, la señora Habba”.

En la demanda, presentada ante un tribunal federal de West Palm Beach, Trump y sus abogados dijeron que Clinton y otros importantes demócratas habían “orquestado una conspiración maliciosa para difundir información patentemente falsa e injuriosa sobre Donald J. Trump y su campaña, todo ello con la esperanza de destruir su vida, su carrera política y amañar las elecciones presidenciales de 2016 a favor de Hillary Clinton”.

Middlebrooks, respondiendo a la moción de sanciones de los abogados defensores, describió la demanda de Trump contra Clinton como una estratagema política, diciendo que “su inadecuación como reclamación legal era evidente desde el principio”.

“Ningún abogado razonable la habría presentado”, escribió el juez. “Destinada a un propósito político, ninguno de los cargos de la demanda enmendada establecía una reclamación legal cognoscible”.

Al insistir en ese punto, el juez aludió a los “signos reveladores” del “libro de jugadas” de Trump: “Retórica provocadora y jactanciosa; una narrativa política trasladada de los mítines; ataques a los oponentes políticos y a los medios de comunicación; desprecio por los principios legales y los precedentes; y recaudación de fondos y pagos a abogados de los comités de acción política”.

“Treinta y una personas y entidades se vieron innecesariamente perjudicadas con el fin de promover deshonestamente una narrativa política”, dijo Middlebrooks. “Un patrón continuo de uso indebido de los tribunales por parte del señor Trump y sus abogados socava el estado de derecho, retrata a los jueces como partidarios y desvía los recursos de aquellos que han sufrido un daño legal real”.

Si bien las sanciones judiciales no son infrecuentes en demandas consideradas “frívolas”, la cantidad de honorarios de abogados y costos impuestos por Middlebrooks es extraordinaria, dijeron algunos expertos legales. Middlebrooks fue confirmado como juez federal en 1997 después de ser propuesto por el entonces Presidente Bill Clinton.

Su última decisión siguió a las sanciones que impuso a los abogados de Trump en noviembre, después de que un único demandante en el caso, Charles Dolan, ex presidente de DNC y miembro de la campaña de Clinton, solicitara el pago de honorarios y costos. Habba y el otro abogado de Trump fueron condenados a pagar $50,000 en concepto de sanción al registro del tribunal y $16,274.23 en concepto de honorarios a Dolan.

Habba, la abogada principal de Trump, no respondió el viernes a una solicitud de comentarios. Se espera que apele la decisión del juez en torno a las sanciones, como hizo con su fallo de desestimación, ante el Tribunal de Apelaciones del 11º Circuito de Estados Unidos.

Los abogados defensores de Clinton, David O. Markus en Miami y David Kendall y Michael Mestitz de Williams & Connolly en Washington, D. C., lideraron el esfuerzo de sanciones para los honorarios y costos de los abogados.

“Como el tribunal ha reconocido ahora, desde el principio esta demanda fue un truco político que no tenía nada que hacer en un tribunal de justicia”, dijeron los abogados de los demandantes en una declaración proporcionada a Miami Herald el viernes. “Fue una farsa que absorbió injustamente el tiempo y la energía del tribunal, mejor dedicados a litigantes con reclamaciones reales, e hizo que 31 demandados gastaran dinero y esfuerzo en desacreditar reclamaciones legales falsas”.