Florida envió terapia escasa contra el COVID a clínica privada de Broward antes que al Jackson

·7  min de lectura

La Florida envió un nuevo y escaso fármaco de anticuerpos monoclonales contra el COVID para tratar a los pacientes más vulnerables a una clínica privada de Broward antes que al Hospital Jackson Memorial de Miami, el mayor centro de trasplantes de órganos del sureste de Estados Unidos y que proporciona atención de seguimiento a miles de pacientes inmunodeprimidos.

En diciembre, el Departamento de Salud de la Florida envió 264 dosis de un medicamento llamado Evusheld a una sociedad de responsabilidad limitada que se constituyó en marzo de 2020 y que anuncia en su página digital las visitas a domicilio y las pruebas, vacunas y terapias contra el COVID-19. Pero el estado no envió dosis al al Jackson Memorial hasta enero, cuando el hospital recibió 192 dosis, según datos federales.

La clínica privada, iCare Mobile Medicine, recibió más Evusheld en el primer envío del estado que cualquier otro hospital o proveedor médico de la Florida.

El Dr. Nicholas Suite, neurólogo y director médico de iCare Mobile Medicine, no respondió a llamadas telefónicas ni a un correo electrónico del Herald solicitando una entrevista el lunes. Pero Suite declaró a STAT News, que informó por primera vez sobre el envío de Evusheld, que el medicamento llegó a su consultorio el 24 de diciembre y que desde que se anunció su disponibilidad el teléfono no ha dejado de sonar con solicitudes.

Florida se niega a explicar plan de distribución de medicinas contra COVID

El Departamento de Salud de la Florida se ha negado a las peticiones del Herald para que explique el plan de prioridades del estado para distribuir Evusheld y otras terapias contra el COVID recibidas del gobierno federal.

Los anticuerpos monoclonales se usan para tratar el COVID-19 leve o moderado dentro de los 10 días siguientes al primer síntoma de la persona, para prevenir la enfermedad grave, la hospitalización y la muerte.
Los anticuerpos monoclonales se usan para tratar el COVID-19 leve o moderado dentro de los 10 días siguientes al primer síntoma de la persona, para prevenir la enfermedad grave, la hospitalización y la muerte.

Los hospitales del sur de la Florida tienen más pacientes que necesitan anticuerpos monoclonales para tratar el el virus que existencias de los escasos medicamentos, lo que obliga a algunos centros médicos a dar prioridad a uno de los grupos más vulnerables: las personas cuyo sistema inmunitario no responde bien a una vacuna.

Para estos pacientes, Evusheld puede proporcionar hasta seis meses de protección contra el COVID-19, según la FDA, que autorizó el tratamiento para uso de emergencia el 8 de diciembre.

Pero Evusheld es escaso y el suministro está controlado por el gobierno federal, que ha enviado más de 6,300 dosis a la Florida, cuyo Departamento de Salud decide adónde enviarlo y cuántas de las dosis solicitadas recibirá cada proveedor médico.

Según el localizador en línea del Departamento de Salud y Servicios Humanos federal, los primeros envíos de Evusheld a la Florida omitieron a todos los hospitales del sur de la Florida, aunque los centros médicos de Ocala, Tampa y Gainesville también estuvieron entre los primeros en recibir el medicamento. Los condados Miami-Dade y Broward han registrado el mayor número de nuevos casos de COVID per cápita durante la ola de ómicron.

Ningún hospital del sur de la Florida, aparte de Jackson Memorial, había recibido un envío de Evusheld hasta el 6 de enero, según los datos federales. Sin embargo, el gobierno federal aún no ha informado dónde ha distribuido la Florida las más de 4,700 dosis de Evusheld enviadas al estado desde el 27 de diciembre.

Jackson Health System, la red de hospitales públicos de Miami-Dade, que dirige el Instituto de Trasplantes de Miami en colaboración con el Sistema de Salud de la Universidad de Miami, declinó una solicitud de entrevista del Herald en relación con Evusheld y la importancia de la nueva terapia para sus pacientes.

El Instituto de Trasplantes de Miami es uno de los hospitales de trasplantes de órganos más activos del país, con más de 400 trasplantes durante el año que terminó el 30 de junio de 2021, según datos federales.

Los médicos del centro también proporcionan atención de seguimiento a muchos más receptores de trasplantes de órganos —más de 2,660 en 2020-2021—, a quienes les recetan inmunosupresores para evitar que el cuerpos rechacen órganos trasplantados no crean una inmunidad adecuada contra el coronavirus después de la vacunación.

Médico de Chicago tiene pacientes que fueron tratados en la clínica de Broward

El Dr. Michael G. Ison, especialista en enfermedades infecciosas y en cirugía de trasplante de órganos de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern de Chicago, dijo que los centros de trasplante son idóneos para distribuir Evusheld, del que se beneficiarían muchos más pacientes.

“Son los proveedores que atienden a esos pacientes los que pueden ayudar a entender mejor cuáles deberían tener prioridad sobre otros para recibir el medicamento”, dijo Ison.

“De hecho, la mayoría de los centros de trasplante y los grupos de expertos han recomendado una estructura escalonada en la que ciertas personas de mayor riesgo tengan acceso al fármaco en primer lugar”, dijo, “y eso se consigue mejor a través de los centros que atienden a estos pacientes porque, primero, les administran las medicinas que necesitan, y además tienen el mejor conjunto de datos para entender qué pacientes recibirán el mejor beneficio y, por tanto, deberían tener prioridad”.

Ison dijo que le preocupaba que los pacientes que realmente necesitan Evusheld no puedan acceder al fármaco si se pone en manos de una pequeña consulta médica que no tiene acceso a una amplia gama de pacientes con afecciones inmunocomprometidas.

“Permitirán que se administre a cualquiera, incluso a personas que no residan en el estado, con lo que se ofrecerá el medicamento a los pacientes de menor riesgo antes que a los de mayor riesgo”, dijo.

Evusheld, fabricado por AstraZeneca Pharmaceuticals, se administra en dos inyecciones intramusculares separadas y consecutivas. Es gratis para los pacientes, aunque los proveedores pueden facturar al seguro médico del paciente por la administración del fármaco.

STAT News reportó que Suite dijo que sigue los criterios de la FDA y del fabricante para administrar Evusheld y que no suministra el medicamento a personas que viven en otros estados.

Pero Ison dijo que se enteró de que iCare proporcionaba Evusheld a sus pacientes de Chicago que viajaron al sur de la Florida para recibir el medicamento de la clínica privada. El Hospital Northwestern Memorial de Chicago recibirá sus primeras dosis esta semana, dijo.

“La verdadera pregunta es, en la Florida, ¿cómo es que esta consulta recibió el medicamento pero el mayor centro de trasplantes no? Está claro que alguien tomó una decisión”, dijo Ison.

Ft. Lauderdale, Florida, 3 de enero de 2022 – El gobernador de la Florida, Ron DeSantis, habla durante una conferencia de prensa, instando al gobierno federal a enviar entre 30,000 y 40,000 dosis más de tratamientos de anticuerpos monoclonales a la Florida. Uno de esos tratamientos, usado para pacientes con cáncer y trasplantes, fue enviado por funcionarios de salud de la Florida a una pequeña clínica en Broward en lugar de al Hospital Jackson Memorial, que opera el mayor centro de trasplantes de órganos sólidos en el sureste de Estados Unidos.
Ft. Lauderdale, Florida, 3 de enero de 2022 – El gobernador de la Florida, Ron DeSantis, habla durante una conferencia de prensa, instando al gobierno federal a enviar entre 30,000 y 40,000 dosis más de tratamientos de anticuerpos monoclonales a la Florida. Uno de esos tratamientos, usado para pacientes con cáncer y trasplantes, fue enviado por funcionarios de salud de la Florida a una pequeña clínica en Broward en lugar de al Hospital Jackson Memorial, que opera el mayor centro de trasplantes de órganos sólidos en el sureste de Estados Unidos.

Broward Health no ha recibido el tratamiento de COVID

En Broward Health, el sistema hospitalario público del norte de Broward, los médicos no han recibido Evusheld, aunque el hospital podría usarlo en pacientes que reciben trasplantes de hígado y riñón.

El Dr. Joshua Lenchus, director médico de Broward Health, dijo que los médicos han comenzado a dar prioridad a ciertos pacientes de alto riesgo con otras enfermedades y que dan positivo al COVID para los tratamientos con anticuerpos monoclonales.

Pero el hospital solo ha recibido los anticuerpos monoclonales de Regeneron, un producto llamado REGEN-COV, dijo Lenchus, y no Evusheld u otro anticuerpo que se sabe que es más eficaz contra la variante ómicron, un medicamento llamado sotrovimab.

Lenchus dijo que REGEN-COV está indicado para personas que pueden haber estado expuestas a alguien infectado y que tienen un alto riesgo de desarrollar un caso grave debido a oros padecimientos. Pero el hospital dejó de usar el producto de Regeneron para los casos posteriores a la exposición con el fin de conservarlo para los que tienen COVID-19.

“Lo que hemos hecho, porque el suministro es escaso, es destinar esos otros anticuerpos monoclonales, REGEN-COV y sotrovimab, si lo conseguimos, para las personas que dan positivo al COVID”.

De la misma manera que los hospitales deben asignar los escasos tratamientos médicos, el Departamento de Salud de la Florida es responsable de desarrollar y comunicar un sistema equitativo para distribuir un medicamento que puede salvar vidas durante una pandemia, dijo Kenneth Goodman, quien fundó y dirige el Instituto de Bioética y Política Sanitaria de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami.

“Toda esta terapéutica potencialmente útil y un entorno de escasez está ocurriendo en medio de una falta de transparencia total”, dijo Goodman, quien también es director de la Red de Bioética de la Florida, que publicó directrices para gestionar la escasez de la terapéutica contra COVID-19 en los hospitales.

“Cualquier decisión sobre cómo asignar un recurso escaso es algo en lo que hemos trabajado más de dos años, al igual que las comunidades éticas de otros 49 estados”, dijo Goodman. “En algunos estados realmente escuchan. En otros, como la Florida, no lo hacen”.

Goodman dijo que hay diferentes maneras de determinar un sistema de distribución justo para un recurso escaso, pero que las directrices son sencillas. Hizo hincapié en que la transparencia es la clave.

“En general”, dijo, “es razonable decir cuánto se tiene, adónde se envía y como se tomó la decisión”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.