Funcionaria de salud despedida presenta demanda contra la Policía de Florida

Agencia EFE
·3  min de lectura

Miami, 21 dic (EFE News).- Rebekah Jones, una exadministradora de la página del Departamento de Salud de Florida en casos de la covid-19 que fue despedida en mayo pasado, demandó a la Policía después de que agentes del orden registraran su domicilio a primeros de diciembre, indicó la mujer este lunes.

Jones subió a las redes sociales una imagen de una demanda en blanco y negro en la que aparece su nombre, como demandante, y el de Rick Swearingen, comisionado del Departamento de Policía de Florida (FDLE), como demandado.

La acusación presentada hoy alega que la Policía "violó" sus derechos protegidos por la Primera, Cuarta y Decimocuarta Enmienda, además de "aterrorizar" a su familia con armas en la mano.

La exadministradora de la página del Departamento de Salud estatal que suministra los datos sobre la prevalencia del coronavirus sostuvo que el registro "fue una farsa para castigarla", por negarse a falsificar estadísticas en el panel de control del coronavirus.

El registro formaba parte de una investigación policial iniciada este noviembre a partir de una queja del Departamento de Salud del estado en relación con "el acceso no autorizado a un sistema de mensajes" del citado organismo sanitario.

Según la FDLE, Jones, de profesión geógrafa, "se negó a abrir la puerta durante veinte minutos", pese a que los agentes policiales le notificaron verbalmente varias veces que estaban allí para entregar una orden de registro.

Jones escribió en su cuenta de Twitter el pasado 7 de diciembre que varios policías entraron en su casa y le confiscaron todo el material de hardware y tecnología que encontraron. Además, "nos apuntaron con pistolas a mí y a mis hijos", dijo.

En uno de los vídeos que subió a las redes sociales se ve a varios agentes policiales entrar armados en la vivienda.

Pero Swearingen defendió la actuación de los agentes del orden durante el registro de la vivienda y dijo que "en ninguno de esos vídeos (de Jones) se ve a un agente apuntando con una pistola a la cabeza de un niño", como la mujer afirmó entonces.

Los agentes de la FDLE entraron en la vivienda de Jones después de que el Departamento de Salud del estado presentase una queja en relación con un "mensaje no autorizado" enviado el mes pasado desde el sistema de alerta de emergencia del citado departamento.

Al parecer, la Policía determinó que la casa de Jones era el lugar desde donde se había enviado el mensaje, pero la exfuncionaria lo ha negado en todo momento.

Jones ha señalado en declaraciones a los medios que fue despedida de su puesto por "negarse a manipular los datos del coronavirus", y, ahora, sostiene en las redes sociales que la ejecución de la orden judicial de registro responde a una "motivación política".

"Fue DeSantis. Él envió a la gestapo", exclamó la científica en las redes sociales, para asegurar que "esto es lo que sucede a los científicos que hacen su trabajo honestamente".

En mayo pasado, la portavoz del gobernador Ron DeSantis, Helen Aguirre Ferré, señaló que Jones había sido despedida por "insubordinación".

Rebekah Jones "siguió un curso repetido de insubordinación durante su tiempo en el departamento, incluidas sus decisiones unilaterales de modificar el tablero de instrumentos covid-19 sin el aporte o aprobación del equipo epidemiológico o sus supervisores", dijo Ferré entonces.

A finales de mayo pasado, varias organizaciones comunitarias de Florida pidieron al Congreso estatal que investigue el despido de Jones de la web oficial del Departamento de Salud.

(c) Agencia EFE