Florida añade cláusula de votación a formulario de libertad condicional

Amy Beth Bennett/South Florida Sun Sentinel

Una semana después que el gobernador Ron DeSantis anunciara el arresto de 20 personas por presunto fraude electoral, su administración hizo discretamente un cambio que algunos dicen pudiera ayudar al estado a encausar a más personas.

A partir de agosto, los floridanos en libertad condicional han tenido que firmar un formulario actualizado en el que se les impone la carga de determinar si son elegibles para votar.

Debajo de las advertencias de no consumir drogas y de reportarse a su agente de libertad condicional está el nuevo mensaje:

“Al firmar esta carta”, dice el formulario actualizado, “usted acepta que es el único responsable de determinar si está legalmente capacitado para registrarse para votar y que debe determinar si está legalmente calificado para votar”.

Casi 150,000 personas están en libertad condicional, aunque no está claro cuántas han firmado el formulario.

El Departamento de Prisiones, que emite el formulario, dijo que se actualizó para asegurar que todos los que están bajo supervisión conocieran el estado de sus derechos electorales. Algunos activistas dijeron que la advertencia pudiera ser útil, aunque ponen de relieve el abrumado sistema de la Florida para determinar la elegibilidad de los electores.

Pero el momento en que se hicieron los cambios —apenas ocho días después que DeSantis diera una conferencia de prensa acusando a delincuentes de votar ilegalmente— ha hecho que algunos se cuestionen los motivos del estado.

Cada una de las personas arrestadas en agosto había sido condenada previamente por asesinato o delitos sexuales graves, lo que los hace inelegibles para votar, incluso bajo la enmienda constitucional de 2018 que da a la mayoría de los delincuentes ese derecho después de haber cumplido su sentencia. El Departamento de Estado, que depende de DeSantis, les permitió inscribirse como electores de todos modos y votaron en 2020.

Para infringir la ley las acciones de los electores tuvieron que ser “intencionadas”, una alta carga legal. Muchos de los arrestados han dicho que pensaban que podían votar porque se les habían expedido tarjetas de identificación de electores.

El nuevo formulario pudiera usarse como evidencia

Los nuevos formularios de libertad condicional —que quienes están en libertad condicional están obligados a firmar— pudieran ser usados como evidencia para demostrar que las acciones futuras fueron “intencionales”, dijo Alex Saíz, abogado del Florida Justice Center, una organización sin fines de lucro de Broward que proporciona ayuda jurídica y servicios de reinserción.

“Esto solo va a hacer que los futuros juicios sean más fáciles para el estado”, dijo Saíz. “Creo que es horroroso”.

El centro publicó un mensaje sobre los cambios en su portal digital el 1 de septiembre, después que su fundador, que está en libertad condicional, se fijó en el nuevo texto sobre el derecho al voto mientras firmaba el nuevo formulario.

Saíz, abogado de defensa penal, dijo que las versiones anteriores de los formularios se han usado en el pasado para procesar a las personas por infringir los términos de su libertad condicional.

Las personas con condenas por delitos graves en su registro, y que todavía están en libertad condicional, no son elegibles para votar en la Florida. Pero algunas personas están en libertad condicional sin delitos graves en sus registros y deberían ser elegibles para votar.

El formulario no ofrece ninguna orientación sobre cómo alguien debe verificar su elegibilidad, más allá de consultar a un abogado. (La Florida Rights Restoration Coalition tiene abogados que ofrecen orientación legal gratuita y el Florida Justice Center la ofrece a usuarios indigentes).

“Si alguien le dice que usted es elegible para votar, usted debe confiar en su propio conocimiento independiente (según lo informado por su abogado si es aplicable) de sus circunstancias individuales, y no en el consejo de terceros que pueden ser incorrectos o no calificados para interpretar su elegibilidad”, dice el formulario.

No dice que se consulte a los supervisores electorales del condado sobre la elegibilidad. Tampoco dice que las personas pueden solicitar una opinión consultiva sobre su condición de elector al secretario de Estado.

Los funcionarios de libertad condicional tampoco “pueden asesorar sobre el restablecimiento del voto”, dice.

Activistas dicen que determinar la elegibilidad para votar es un deber compartido

Otros activistas del voto señalan que los nuevos formularios hacen recaer exclusivamente en el ciudadano —y no en el estado— la responsabilidad de determinar la condición de elector.

“Cualquier cosa que ayude mejor a las personas a entender sus derechos y responsabilidades de voto es un paso positivo”, dijo Neil Volz, subdirector de la Florida Rights Restoration Coalition, que lideró el esfuerzo de 2018 para restaurar los derechos de voto de los floridanos con condenas por delitos graves. “Al mismo tiempo, el estado es responsable de verificar la elegibilidad de los electores y administrar las listas de votación de principio a fin”.

El senador Jeff Brandes, republicano de St. Petersburg, dijo que los floridanos sí tienen la responsabilidad personal de verificar su elegibilidad, pero también lo hace el estado.

Desde 2018, el proceso del estado para verificar si los delincuentes eran elegibles para votar se hizo mucho más complicado. En lugar de simplemente verificar si una persona tenía un delito grave en su historial, el estado ahora tiene que verificar el tipo de delito grave, si la persona está en libertad condicional y si todavía debe multas penales, tarifas judiciales o restitución a las víctimas. Un juez federal en 2019 lo calificó de “pesadilla administrativa”.

El secretario de Estado todavía no puede decir rápidamente si alguien es elegible para votar. Los floridanos arrestados por DeSantis en agosto permanecieron en las listas durante años.

“Se ha gastado más de $1 millón en este asunto, y no estamos más cerca de tener un proceso racionalizado que hace cuatro años”, dijo Brandes.

En cuanto al nuevo formulario de libertad condicional del estado, Brandes señaló que aproximadamente la mitad de los reclusos del estado leen a un nivel de sexto grado.

“¿Cuántos pueden entender realmente lo que están firmando aquí?”, dijo.