Tragedia en Flores. "Le pudo pasar a cualquiera", dijo el padre del conductor detenido

LA NACION
·3  min de lectura

Rubén Papadopulos, padre del joven que quedó detenido por atropellar en el barrio porteño de Flores a una mujer y su hijo de cuatro años, que murió por el impacto, pidió "perdón" a la familia de las víctimas y aseguró que "se trató de un accidente que le pudo pasar a cualquiera".

"Es terrible lo que está pasando, le pedimos perdón a la familia, que le dé fuerza para seguir adelante. Mi hijo estuvo manejando, no fue a robar, no mató con un revólver a un angelito de Dios", dijo a C5N el hombre, en la puerta de la alcaldía de Palermo en la que está detenido su hijo, Ricardo Emanuel Papadopulos.

El joven, de 21 años, quien según su defensa "no sabe leer ni escribir", se entregó ayer tras permanecer ocho días prófugo. Fue confirmado, además, que Ricardo Papadopulos conducía sin licencia.

Al respecto, el padre explicó que su hijo fue a sacar el registro, pero "no se lo dieron". Y agregó: "Él tuvo la voluntad de sacar el registro y no es su culpa. Estoy de acuerdo con que no podía manejar; no vine a defender a mi hijo, está Dios, que va a hacer su justicia, y está la Justicia".

ADN del crimen. La trama secreta que llevó al salvataje de Pablo Moyano

Rubén Papadopulos, dueño del vehículo, permaneció detenido cinco días hasta que fue liberado el pasado jueves. El hombre se había presentado en una comisaría para admitir su supuesta responsabilidad en la muerte del menor. A partir del análisis de cámaras de seguridad ubicadas en el garaje de Ciudadela donde fue encontrado el automóvil se pudo determinar que, en realidad, su hijo era el conductor involucrado en el siniestro vial ocurrido en el cruce de las avenidas Directorio y San Pedrito.

"No fue fácil entregarse tras escuchar que hubo un accidente y que murió un angelito de Dios. No es fácil para mí, ni para mi hijo, esto le puede pasar a cualquiera, a un gitano o a un criollo", aseguró.

"Yo sé que va a salir la verdad, están las cámaras, a lo mejor mi hijo pudo estar un poco excedido de velocidad, pero eso lo va a determinar la justicia. Yo pienso que mi hijo venía un poco excedido, pero a mi hijo le quitó la visión un camión que cruzó el semáforo en rojo; era un camión con acoplado, y no quiero culpar a nadie", continuó.

Por su parte, Roberto Herrera, abogado de Ricardo Papadopulos, ratificó que su cliente "no tenía registro" y dijo que el joven de 21 años "no sabe leer ni escribir porque no fue al colegio".

"Le dio mucho miedo no tener el registro y el no saber el desenlace", dijo en comunicación con el canal A24 el abogado y agregó que el joven "se puso a llorar cuando le pidió reconstruir el accidente".

Según su abogado, el joven no tiene registro porque en el examen psicotécnico no supo dibujar y "lo mandaron al psicólogo".

Por su parte del padre del detenido comentó: "A simple vista, veo que el semáforo no está bien para el camión, le tapó la visión y tampoco hay semáforo para peatones en esa esquina; mi hijo no venía muy fuerte porque para poder circular uno debe ir a 40 o 50 (kilómetros por hora), eso calculo yo, porque a un metro venían dos motos. Mi hijo pasa el camión y se encuentra con las personas que estaban cruzando, no es que no frenó, eso lo va a determinar la justicia, pero el camión le sacó visión y se sorprende cuando tiene a la gente encima y no puede hacer nada. No trato de defenderlo, pero es lo que se ve en los videos. Mi hijo no es de tomar alcohol, ni drogas, se congrega en la iglesia de Dios Cristiana, somos evangélicos, y como todo chico joven se pudo alejar un poco y equivocarse".

Y enfatizó: "Me presenté, se presentó mi hijo y Dios y la Justicia van a hacer justicia. No somos delincuentes".