Flores: se entregó el conductor que atropelló y mató a un nene de cuatro años

LA NACION
·3  min de lectura

El joven de 21 años que era intensamente buscado por atropellar y matar a un niño de cuatro años y medio en Flores se entregó este mediodía en una comisaría de la Policía de la Ciudad. Ricardo Emanuel Papadopulos reconoció, en un breve diálogo con la prensa mientras ingresaba en la seccional, que estaba al mando del VW Golf GTI en el momento de arrollar al chico y a su madre en el cruce de Directorio y San Pedrito. También pidió disculpas a la familia del niño fallecido.

Ricardo Papadopulos estaba prófugo desde la noche del 17 de diciembre, cuando embistió a la mujer y al menor. No solo no se detuvo para ayudar a las víctimas, sino que con su familia estructuró una coartada que incluyó la falsa confesión de su padre, Rubén Papadopulus, como supuesto conductor.

Flores: se entregó el conductor que atropelló y mató a un nene de cinco añosFlores: se entregó el conductor que atropelló y mató a un nene de cinco años

Ese jueves 17, a las 23.02, Débora Inés Agosti cruzaba la avenida Directorio por San Pedrito, en dirección sur. Aferrado a su mano derecha iba Isaac, de 4 años. Ya habían atravesado la mitad de los seis carriles cuando ella advirtió que un bólido blanco se les venía encima. Intentó apurar el paso, pero no logró evitar el impacto brutal. Salieron despedidos por el aire y quedaron sobre la calzada. El auto que los embistió no se detuvo y siguió por Directorio, muy por encima de la máxima permitida para la avenida, por la que, según varios testigos, venía desde muchas cuadras antes "cortando" semáforos al filo del rojo.

Según varios testigos, el semáforo de San Pedrito habilitaba el cruce peatonal y el VW Golf GTI pasó a altísima velocidad cuando el rojo lo obligaba a detenerse antes de la bocacalle.

¿Quién mató a María Marta? Las pruebas contra el último sospechoso, que nunca fue juzgado

El relevamiento de las imágenes de distintas cámaras de videovigilancia permitió a los investigadores hacer reconstrucciones parciales del derrotero del VW Golf. Así, captaron su ingreso a la autopista 25 de Mayo, de allí a la Perito Moreno y luego su paso por la Autopista del Oeste hasta la bajada de Ciudadela. Una vez encontrado el vehículo, a través del dominio se identificó a su titular y comenzó su búsqueda.

Al trascender que la policía porteña había podido identificar la matrícula del vehículo y que estaba tras los pasos del dueño, se presentó en una comisaría Rubén Papadopulps con la intención de figurar como el responsable del mortal siniestro. En ese momento, dio a los investigadores detalles la ubicación del automóvil. Ese vehículo fue secuestrado en un garaje privado ubicado en la localidad bonaerense de Ciudadela.

La grabación de la cámara de seguridad instalada en ese estacionamiento permitió a la Justicia desmontar la treta. Quedó registrado así que dos jóvenes se bajaron de ese vehículo y que luego llegó al lugar Rubén Papadopulos. Los investigadores fueron entonces detrás de su hijo, que en videos subidos a las redes sociales se exponía en temerarias conductas de manejo.

"La decisión fue tomada luego de que se observara en las cámaras de seguridad del garaje donde estaba estacionado el Volkswagen Golf GTI blanco involucrado en el hecho que quienes bajaron del rodado fueron dos personas jóvenes, una de ellas identificada como el hijo del hombre que se entregó voluntariamente, a cuyo nombre está registrado el vehículo",habían confiado fuentes del caso a LA NACION en el momento de poner en duda la versión del padre del ahora detenido.

Rubén Papadopulos fue liberado ayer y un día después se entregó su hijo.