Flores asegura que los Dolphins saldrán con el cuchillo en la boca contra el club que lo hizo entrenador

·4  min de lectura

El entrenador de los Dolphins Brian Flores respondió de manera categórica que el objetivo de los Dolphins es derrotar a los Patriots de Nueva Inglaterra, el domingo (4:25 p.m. CBS. Radio: 560 WQAM, Kiss 99.9 y en español 1140 AM con Roly Martín y Eduardo “Vikingo” Martell), en el Hard Rock Stadium en Miami.

Los Dolphins (8-8) ya están eliminados, pero la afición no vería con buenos ojos un cierre de temporada con la bandera arriada.

Un triunfo sobre los Patriots (10-6) permitirá a los surfloridanos terminar la campaña regular con récord positivo por segunda vez de manera consecutiva, algo que no ocurre desde el 2002-2003.

Además marcaría el sexto triunfo al hilo en casa, algo que no sucede desde el 2001. Y todo ello conseguido frente un adversario como los Patriots, que saltarán a la cancha como favoritos y con la posibilidad de coronarse campeones de la División Este de la Conferencia Americana con una victoria suya y una caída de los Buffalo Bills contra los Jets de Nueva York.

Hay algo más, sin embargo.

Si los Dolphins superan a los Patriots será la primera vez que barren a su enemigo desde el 2000. Es decir, durante los 20 años de Tom Brady con Nueva Inglaterra no pudieron vencerlos dos veces en una misma temporada regular. Ni siquiera en el 2008 cuando Brady se lesionó en la primera fecha y se perdió el resto de la campaña. Ni cuando Brady se fue a los Buccaneers de Tampa Bay el 2020 y el entrenador Bill Belichick experimentó con Cam Newton y no tuvo resultados.

Esta es la gran oportunidad. Ya los Dolphins sorprendieron a los Patriots en el inicio de la temporada cuando los vencieron 17-16 en el Gillette Stadium.

Si el domingo los surfloridanos superan a los de Nueva Inglaterra habrán terminado además por primera vez desde el 2018 con récord divisional ganador, 4-2. Esta temporada superaron en dos partidos a los Jets y cayeron dos veces contra los Buffalo Bills.

“La meta es ganar el domingo y, por lo tanto, vamos a poner en la cancha a los jugadores que nos brinden las mejores posibilidades para lograrlo”, sentenció el entrenador de los Dolphins Brian Flores, quien aprendió la profesión en su estancia de 15 años con los Patriots. “No se trata de dar prioridad a los jóvenes o a los veteranos, sino a quienes estén mejor”.

Moralmente, los Dolphins necesitan triunfar el domingo luego del descalabro de la jornada anterior cuando cayeron 34-3 contra los Titans de Tennessee en el Nissan Stadium en Nashville, en una cita en la que se jugaban todo a una carta.

Después de tanto nadar, los Dolphins murieron en la orilla sin pena ni gloria.

El equipo que dirige el estratega de origen hondureño sufrió siete derrotas consecutivas en la primera parte de la campaña y se recuperó con siete triunfos al hilo, en una reacción de tal magnitud como jamás había ocurrido en la historia de la NFL.

Ese esfuerzo, sin embargo, había que validarlo hasta el final de la campaña regular, pero los Dolphins se desinflaron dos partidos antes y perdieron todas sus posibilidades de acceder a los playoffs.

Lo más lamentable fue que contra los Titans, la ofensiva de los Dolphins no funcionó y de nuevo empezó a cuestionarse al quarterback Tua Tagovailoa, quien puede terminar convirtiéndose en el chivo expiatorio del equipo.

Sería injusto cargarle toda la responsabilidad a Tua. El ataque del club surfloridano se sitúa como el número 25 entre los 32 equipos de la NFL. Y por tierra, que es clave para establecer el tono del partido, están en el puesto 31. Pese a ello, en pases el equipo se ubica en el casillero 15, al igual que en la defensiva.

“El bajo rendimiento ofensivo ha sido por la falta de ejecución y debemos hacer un mejor trabajo en todos los ámbitos, empezando por mí”, precisó Flores. “Por fortuna tenemos una buena oportunidad este domingo para mostrar superación en todos los aspectos”.

El domingo Tua debe mejorar porque jugará en mejores condiciones que en la caída contra los Titans. En aquella oportunidad llovió y cayó nieve y el ovoide se le resbalaba de las manos. De seguro en casa hará mejores conexiones con sus recibidores como Jaylen Waddle, DeVante Parker y el tight end Mike Gesicki.

“Puedo decir que ha sido una temporada divertida en la que hemos sido capaces de sobrevivir a los altibajos y creer en nosotros mismos cuando las cosas no salían bien”, afirmó Tua. “Por eso estamos aquí, por esa sensación tan especial que se produce cuando las cosas se encaminan y conseguimos el triunfo”.

Tua afirmó que no será fácil salir airosos frente a un adversario parejo en las tres fases del juego.

“Los Patriots presentan un gran desafío para nosotros”, explicó el quarterback de origen hawaiano. “No será el mismo rival al que vencimos en septiembre al inicio de la temporada. Ahora lucen mucho más seguros, por lo tanto será un reto de la mayor exigencia”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.