Así es Flex, el teléfono plegable de Samsung con una pantalla que se dobla a la mitad

Martina Rua

¿Será el 2019 el año de la consolidación en el mercado de los teléfonos plegables y "vestibles"? Luego de al menos cinco años de promesas y prototipos con formatos innovadores, las distintas fabricantes comienzan a hacer realidad la oferta de móviles que se doblan como si fueran una billetera a través de una pantalla flexible que se pliega 180 grados.

Samsung eligió su convención anual para desarrolladores en San Francisco, SDC 2018, esta tarde en el Moscone Center para dar a conocer los detalles de un teléfono que viene prometiendo con patentes y prototipos desde el año 2014 y hoy presenta al mercado introduciendo un nuevo giro en los smartphones tal como los conocemos hasta ahora. "La pantalla plegable sienta las bases para una nueva experiencia en el uso de los móviles", comentó DJ Koh, presidente y CEO de la división de móviles de Samsung Electronics ante miles de desarrolladores de Android.

Poco se conoce de las especificaciones técnicas del equipo que reveló Samsung en su conferencia de desarrolladores. Se sabe que la pantalla Infinity Flex tiene 7,3 pulgadas y se espera que sea el comienzo de una nueva plataforma que promete cambiar y sumar modos de uso del smartphone en un segmento denominado foldables. A su vez, durante la presentación el equipo se vio con las luces bajas de la mano de Justin Denison, vicepresidente de desarrollo de producto de Samsung, con un aspecto propio de un modelo prototipo operativo, pero que aún tiene muchos aspectos por pulir.

Este formato permitirá que el usuario pueda cambiar de manera simple a un dispositivo compacto como una billetera o a un teléfono desplegable con la posibilidad de trabajar en tres ventanas con aplicaciones distintas a la vez, cuando así lo necesite.

A su vez, durante la conferencia de la compañía surcoreana también se anunció la creación de la plataforma Bixby Developer Studio para que los desarrolladores puedan crear aplicaciones para el asistente inteligente Bixby de una manera más simple con una suite de herramientas que se comuniquen entre los distintos dispositivos del hogar. Como parte de este lanzamiento se anunció que el asistente inteligente estará disponible en los próximos meses en francés, alemán, italiano, inglés británico y español (que había prometido para la primera mitad de 2018). También se introdujo un rediseño de la plataforma de Internet de las Cosas (IoT), Smart Things Developer Workspace, desde la que los desarrolladores pueden construir y lanzar aplicaciones integrables fácilmente. Según la surcoreana en 2020 todos los dispositivos Samsung tendrán Bixby integrado y "comunicando" a los dispositivos entre sí.

Con el concepto de mejorar la experiencia del usuario en el centro, se mostró una nuevo diseño de la interfaz llamada One UI, más limpia y minimalista que la versión anterior, que mantiene los contenidos más relevantes en la parte de abajo de la pantalla facilitando el uso con una sola mano del dispositivo. Según la compañía, la nueva interfase sumada a la pantalla flexible Infinity Flex Display, brinda la posibilidad de tener un móvil compacto que se puede desplegar a la hora de necesitar usar varias apps a la vez con una transición transparente y múltiples posibilidades en un mismo dispositivo.

El modelo flexible de Samsung llega un par de semanas después que la firma china Royole Corporation presentara su teléfono plegable con pantalla flexible llamado FlexPai. En el video de lanzamiento se puede ver cómo la pantalla del tamaño de una tableta se dobla a la mitad, pero presenta algunas dificultades desde el software para mostrar los contenidos una vez doblado. Seguramente será la primera versión de un dispositivo que salió al mercado de forma apresurada y que tiene mucho para madurar en un segmento que está naciendo.

La compañía de origen chino se adelantó con un equipo que tiene un display de 7,8 pulgadas y se apoya en el giroscopio para saber en qué parte de la pantalla muestra el menú de inicio, quedándose la otra parte en desuso con el fondo de pantalla. Promete una recarga del 80% de la batería en una hora y tiene uno de los procesadores más potentes del mercado, el Snapdragon 855 con 8 GB de memoria RAM. Busca conquistar a un segmento premium ya que sale al mercado con un costo aún mayor al del iPhone XS Max, y oscilará entre los 1200 y 1600 euros.

Google, por su parte, anunció que Android dará soporte a este nuevo formato de equipos llamado Foldables, que combinan dos tipos de pantalla: una flexible junto a una secundaria que muestra la interfaz del dispositivo cuando está plegado.

La competencia al segmento llegará pronto ya que LG y Huawei también están trabajando en sus modelos plegables. LG patentó en enero de este año dos modelos flexibles y Huawei confirmó el mes pasado, durante el lanzamiento del Mate 20 que está trabajando en el desarrollo de un teléfono plegable con foco en funcionalidades para la red 5G. También Sony tiene un concepto Xperia Flex que promete integración con inteligencia artificial, 8GB y el mismo chip que el chino de Royole, un Snapdragon 855. Un antecedente a las pantallas flexibles puede situarse en el Mobile World Congress de hace dos años en Barcelona, cuando Axon presentó el primer móvil a dos pantallas unidas por una bisagra, pero los nuevos modelos innovan en la posibilidad de doblar a la mitad una única pantalla.