Entre flamazos y retrasos: Metro suma incidentes que interrumpen el servicio y requieren urgencias

Redacción Animal Político
·7  min de lectura
Personal atiende corto circuito del Metro en CDMX
Personal atiende corto circuito del Metro en CDMX

Se escuchó una explosión y el tren que acababa de salir de la estación Atlalilco -y en el que viajaba Naghelly Aquino- súbitamente se detuvo. Poco a poco el vagón en el que estaba se empezó a llenar de humo, por lo que algunas mujeres pedían que se abrieran las ventanas para ventilar el espacio. Ella creía que lo mejor era mantenerlas cerradas para evitar que entrara más humo pues no sabían por cuánto tiempo estarían ahí.

Eran alrededor de las 08:00 horas y la mujer, como todos los días, había abordado el Metro en la estación Constitución de 1917 de la Línea 8, sin embargo, este martes, el trayecto a su trabajo se convirtió en una pesadilla cuando ella y decenas de pasajeros quedaron atrapados en un tren que presentó una avería por lo que tuvieron que descender a las vías y caminar en la oscuridad del túnel hasta la próxima estación: Escuadrón 201.

“Después otra explosión y más y más humo, pues sí empezamos a desesperarnos”, comparte Naghelly.

Sin saber qué podría pasar, la mujer empezó a tomar videos para documentar lo que sucedía, mismos que envió a su hijo para que él pudiera subirlos a sus redes sociales y les enviaran ayuda.

“No sabíamos qué hacer en ese momento porque la gente empezó a abrir las puertas, entonces el chofer gritaba que no se salieran por las vías, porque podía haber más accidentes, por eso abrieron las puertas del lado contrario -las que están pegadas a la pared- y dijo que nos bajáramos”, explica.

Así fue como la totalidad de los usuarios que viajaban en ese tren tuvieron que desalojar el convoy y caminar hasta la próxima estación en donde los recibió personal de emergencias. Lo único que alcanzó a escuchar es que se había incendiado una llanta del tren y que el conductor había controlado las llamas con un extinguidor.

“Nos bajamos y la indicación que nos dieron es que no tocáramos las vías por nada del mundo. Es un pasillo muy pequeño e íbamos de una en una con las lámparas de los celulares porque obviamente no se veía nada (…) teníamos mucho miedo porque al momento de pasar al lado del tren decíamos ‘hay otra explosión y entonces ahí sí no estamos para contarlo’”, comparte Naghelly.

Leer más: Metro CDMX registra retrasos en Líneas 1 y 3 por cortes de energía controlados

Cortocircuitos e incendios cotidianos

Si bien es cierto que cotidianamente el servicio del Metro se ve afectado porque los usuarios dejan caer diversos objetos a las vías como muletas, paraguas, celulares y hasta cafeteras, o por accidentes ajenos como la lancha que se incrustó en la malla ciclónica de la Línea B el pasado 29 de marzo, la falla en la Línea 8 es el segundo hecho en los últimos cinco días que se registra en el Metro capitalino en el que es necesario suspender el servicio y llamar a los cuerpos de emergencia de la ciudad.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Apenas el viernes 23 de abril se registró un cortocircuito que originó un incendio sobre las vías de la interestación Consulado – Canal del Norte, de la Línea 4, por lo que el servicio de toda la línea tuvo que ser frenado por alrededor de siete horas cuando personal de instalaciones fijas de Sistema de Transporte Colectivo (STC) -después de la intervención de Heroico Cuerpo de Bomberos- concluyó con las labores en la zona del incendio.

Sobre el incidente de este miércoles en la Línea 8, el Metro solo informó que especialistas de material rodante realizaron maniobras para retirar el tren averiado, mismo que fue llevado a la zona de talleres en donde personal de incidentes relevantes investigará las causas de la avería.

Pero estos no han sido los únicos hechos, el 10 de febrero, por ejemplo, un tren que estaba en la estación Indios Verdes se empezó a quemar en el andén. El STC indicó que el flamazo inició en la parte inferior del tercer carro aparentemente ocasionado -según la ficha informativa emitida por el Metro- por la lluvia que provocó un arco eléctrico.

Desde el pasado sábado 9 de enero, cuando el Puesto de Control Central (PCC) -el cerebro del Metro- se incendió, los llamados por parte de usuarios, sociedad civil y demás actores a invertir presupuesto en el mantenimiento del Metro no se hicieron esperar.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Sobre estos señalamientos tanto la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum; y la directora del Metro, Florencia Serranía, han afirmado que contrario a la percepción ciudadana, al Metro se le está dando mayor mantenimiento que en años anteriores, sin embargo, en el día a día, los reclamos por el estado del servicio, particularmente en el tema de los retrasos por averías de los trenes, no se han hecho esperar.

Diariamente las 12 líneas del Metro transportan, en promedio, a 5.5 millones de usuarios, pero durante la crisis sanitaria por COVID-19 la afluencia bajó hasta en un 70% y se estuvo movilizando entre 1.5 y 1.7 millones de usuarios al día.

Con el paso de las semanas y el cambio de semáforo epidemiológico de rojo a naranja -que ha permitido se retomen buena parte de las actividades en la Ciudad de México-, la afluencia del Metro se ubica en 2 millones 471 mil de personas, lo que ya se acerca al 50% de la afluencia que se tenía antes de la pandemia.

Tras el incendio que consumió el edificio central del Metro, las Líneas 1, 2, 3, 4, 5 y 6, brindan servicio también al 50% pues antes del siniestro, por ejemplo, las Líneas 1, 2 y 3 operaban con entre 30 y 40 trenes dependiendo de la afluencia. Actualmente las líneas 1 y 3 ofrecen servicio con 20 trenes, mientras que la línea 2 lo hace con 16 convoyes, según informó el STC.

‘No tengo otra vía más fácil para llegar al trabajo’

Cuando por fin salió del túnel en la estación Escuadrón 201, Naghelly buscó una bardita dónde sentarse y se quitó inmediatamente el cubrebocas porque no podía respirar bien.

“Conforme fue pasando el tiempo y se nos bajó la adrenalina ya se empezaron a sentir mal varias (usuarias). Yo decidí regresarme (a mi casa) porque apenas iba empezando la línea y me faltaba muchísimo para llegar y pues dije, ‘no, el Metro no va a funcionar ahorita, ¿cómo me voy?’”, recuerda la mujer.

Todos los días recorre 16 estaciones -de las 19 que tiene la Línea 8- de Constitución de 1917 a Santo del Agua, en donde transbordar para llegar a la estación Cuauhtémoc, de la Línea 1, en donde trabaja.

“Aparte me checaron la presión y ya la traía bien alta y no traía mi medicamento porque yo soy hipertensa”, agrega.

Luego de vivir este incidente, dice, tomará algunas precauciones como irse en los vagones de en medio, pero no dejará de viajar en el Metro, aunque tenga miedo y sepa que pasarán varios días hasta que logre superar el shock que vivió porque no hay otro transporte que la lleve a su empleo.

“Las instalaciones y los trenes son muy viejos, yo creo que necesitan mucho mantenimiento (…) desgraciadamente no tengo otra vía más fácil para llegar al trabajo, o sea, el tráfico en la ciudad es imposible, entonces la vía más rápida es el Metro, por eso lo seguiré tomando”, afirmó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El cargo Entre flamazos y retrasos: Metro suma incidentes que interrumpen el servicio y requieren urgencias apareció primero en Animal Político.