Fisura en tanque de gas cloro deja 7 intoxicados en Ahome

·2  min de lectura

CULIACÁN, Sin., septiembre 2 (EL UNIVERSAL).- Una fisura de un tanque de gas cloro que se ubica en la planta de distribución de agua potable del ejido Cinco Mayo, en el municipio de Ahome fue la causa de que siete personas de dicha comunidad, la mayoría adultos mayores resultaran con intoxicaciones leves.

Gerardo Vargas Landeros, alcalde de Ahome dijo que dispuso una revisión a todo el sistema de distribución de agua potable, sobre todo los cilindros, en los que se almacena el cloro que se mezcla con el agua para mejorar su calidad.

Dio a conocer que la fuga se presentó durante la noche del miércoles pasado, por lo que los equipos de seguridad y protección se activaron y prestaron la ayuda necesaria a los habitantes de la comunidad de Cinco de Mayo y se controlo la fuga del gas de cloro.

Admitió que esta fuga de este gas tóxico causó daños a la flora y en cuanto a las personas que resultaron intoxicadas estas fueron dados de alta en los hospitales donde fueron trasladados para recibir atención médica.

Este es el segundo incidente de este tipo que se registra en Sinaloa, en un lapso de sólo tres días, el primero de ellos, tuvo lugar en la colonia Emiliano Zapata, en Culiacán, en donde un viejo y deteriorado cilindro con gas cloro liberó una densa nube tóxica.

Un total de 29 personas, entre ellas dos paramédicos, un bombero y un policía estatal resultaron intoxicados, por lo que tuvieron que ser hospitalizados y dos personas más fallecieron a la causa de la inhalación prolongada.

Sobre el accidente en la colonia Emiliano Zapata, en Culiacán, el Instituto Estatal de Protección anunció que se investiga la propiedad del viejo cilindro que contenía gas de cloro, cuya liberación incidental obligó a desalojar de sus viviendas a más de mil personas por seguridad.

La densa nube que se liberó del recipiente, en un taller de herrería, no se dispersó rápidamente en el ambiente, por las condiciones de humedad que prevalecieron en esos momentos, por lo que 29 personas resultaron intoxicadas.

El personal de una de las unidades elite de la Policía Estatal Preventiva que intervinieron en la evacuación de familias y en el control de personas que intentaron acercarse al lugar para saber que sucedía, tuvieron que ser bañados por bomberos con agua a presión, para eliminar de sus uniformes y cuerpos cualquier residuo de la sustancia.