El fiscal general ucraniano eleva a 46.000 los crímenes de guerra rusos desde febrero

·3  min de lectura

Bruselas, 5 sep (EFE).- El fiscal general de Ucrania, Andriy Kostin, cifró este lunes en más de 46.000 los crímenes de guerra cometidos por Rusia en territorio ucraniano desde el inicio de la invasión el pasado 24 de febrero e insistió en la necesidad de crear un tribunal internacional especial para investigar y hacer rendir cuentas a los responsables de la agresión contra su país.

En una conferencia en Bruselas organizada por el European Policy Center, Kostin intervino por videoconferencia para actualizar los datos recopilados por las autoridades ucranianas sobre los crímenes de guerra rusos, entre los que incluyen ejecuciones sumarias, tortura, violencia sexual, deportaciones forzosas o bombardeos de áreas urbanas, incluyendo colegios, hospitales o viviendas.

"A día de hoy, hemos documentado más de 46.000 crímenes de guerra cometidos en conexión con la agresión rusa. Estos han resultado en la muerte de 7.000 personas, incluyendo a 382 niños", informó el fiscal, quien precisó sin embargo que en esta cifra no tiene en cuenta a los "decenas de miles" de muertos en los territorios ocupados, como en Mariupol.

También se han destruido más de 40.000 infraestucturas civiles y críticas, añadió.

"Pese a esto, las instituciones estatales están funcionando de manera continuada. Aunque tenemos mucho en nuestras agendas, la investigación y el enjuiciamiento de los crímenes sigue siendo la principal prioridad de nuestra oficina", explicó Kostin, quien informó de que hasta la fecha se han investigado 320 casos de crímenes de guerra en los que se ha acusado formalmente como sospechosos a 160 individuos, incluyendo 15 prisioneros de guerra rusos.

Ucrania, añadió, "ha sido capaz de conseguir semejante progreso en la investigación y enjuiciamiento gracias al trabajo diligente de nuestras agencias junto al apoyo de nuestros socios internacionales. Solo trabajando unidos podremos lograr justicia y rendición de cuentas", afirmó.

También el primer ministro ucraniano, Denys Shmyal, aseguró que el establecimiento de una corte internacional para juzgar estos crímenes de guerra "nos ayudará a llevar ante la Justicia a los más altos funcionarios de Rusia" y "los que iniciaron esta historia de catástrofe y tragedia que se ha convertido en la mayor guerra en Europa desde la Segunda Guerra Mundial".

"Todos los crímenes deben ser castigados. Debemos castigar a quienes iniciaron la guerra, a quienes dieron la orden de destruir el país y al pueblo ucraniano. Por supuesto, estoy hablando de las autoridades rusas", dijo Shmyal.

El primer ministro ucraniano participó en la conferencia en Bruselas y se reunirá esta noche con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, después de haberse visto durante el día con la del Parlamento Europeo, Roberta Metsola.

Metsola, por su parte, afirmó que su institución "seguirá siendo uno de los mayores defensores de la creación de un tribunal internacional especial para que Putin, (el presidente ruso Vladímir Putin, y el bielorriso, Alexandr) Lukashenko, los líderes políticos y militares rusos, los comandantes y los soldados rindan cuentas por sus actos de agresión".

"También estamos dispuestos a proporcionar todos los recursos humanos y presupuestarios necesarios y el apoyo administrativo, de investigación y logístico a tal efecto", añadió Metsola.

Desde marzo, la Eurocámara está cediendo una de sus instalaciones a la sociedad civil ucraniana en Bruselas para la organización de actividades, que desde hoy acoge una exposición fotográfica sobre los crímenes de guerra rusos en Ucrania.

(c) Agencia EFE