La fiscal general de Israel exige a Netanyahu destituir a un ministro inhabilitado

Jerusalén, 19 ene (EFE).- La fiscal general de Israel, Gali Baharav-Miara, exigió hoy al primer ministro, Benjamín Netanyahu, que destituya al líder ultraortodoxo Aryeh Deri, actual ministro de Interior y Sanidad, después de que el Supremo lo descalificara ayer para ocupar ese cargo tras ser condenado por evasión fiscal.

En una carta enviada ayer a Netanyahu y difundida hoy la fiscal insiste en que Deri "ya no puede servir como ministro", y que el primer ministro "debe actuar de acuerdo al fallo legal y destituirlo de su gobierno".

El Tribunal Supremo de Israel decidió ayer anular el nombramiento de Deri, líder del partido ultraortodoxo Shas, como ministro de Interior y Sanidad, así como vice primer ministro, al considerar que la condena por fraude fiscal que recibió en febrero de 2022 lo inhabilita para ejercer tales cargos.

Como la fiscal, el Supremo también instó en su dictamen a Netanyahu a destituir a Deri, algo que aún no ha ocurrido, mientras que el primer ministro sí acudió ayer al domicilio del líder ultra para mostrarle su apoyo y discutir los pasos que seguir.

Shas consiguió 11 escaños en las elecciones del 1 de noviembre y es un socio fundamental en el nuevo gobierno de Netanyahu.

"Cuando nos cierren la puerta, entraremos por la ventana. Cuando nos cierren la ventana, atravesaremos el techo, con la ayuda de Dios", afirmó ayer Deri, quien podría dimitir en las próximas horas mientras sus socios de gobierno descifran la manera de eludir la decisión del Supremo, según informa hoy la prensa hebrea.

La decisión del tribunal, con 10 votos a favor y uno en contra, "se debe a su acumulación de condenas penales por delitos fiscales a partir de febrero de 2022, según admisión de Deri en el marco de un acuerdo de culpabilidad", en el que pactó retirarse de la vida política, señala la sentencia.

El Supremo dictaminó que tales nombramientos son "extremadamente irrazonables" a la luz de sus delitos financieros recientes y pasados -Deri ya fue condenado en el pasado por corrupción- y consideran que el todavía ministro actuó con "vileza moral" al hacer creer durante su último juicio que se retiraría de la vida política para acogerse a un acuerdo de culpabilidad que lo eximió de la cárcel.

Para allanar la investidura de Deri como ministro pese a su condena por fraude, el Parlamento aprobó en diciembre "ad hoc" una ley, que modificando la Ley Básica, ahora solo inhabilita a altos cargos públicos que hayan ido a prisión. Esa parte de la sentencia de Deri fue suspendida tras llegar a un acuerdo de culpabilidad.

"La legislación por la que se modifica la Ley Básica estaba viciada, porque tenía la intención ante todo de allanar el camino para el nombramiento de Deri como ministro, considerando que según la ley anterior, no podía ser nombrado", señaló ayer el Supremo sobre esa norma.

La decisión del Tribunal Supremo podría acelerar la aprobación de una polémica reforma judicial impulsada por Netanyahu, que otorgaría más poder al Legislativo en detrimento de la Justicia.

Esta iniciativa, que ha provocado multitudinarias protestas en varias ciudades de Israel, pretende instaurar una polémica medida conocida como "la cláusula de anulación", que permitiría que una mayoría simple de parlamentarios pueda anular una decisión del Supremo que implique derogar una ley o decisión gubernamental.

La reforma contempla también regulaciones que reemplazarían a los abogados del Comité de Designaciones Judiciales por cargos políticos y elimina el llamado supuesto de "razonabilidad" para que el Tribunal Supremo pueda impedir el nombramiento de altos cargos políticos si considera que estos han vulnerado la ley, como ha ocurrido ahora con Deri.

En 2000 Deri fue condenado y encarcelado por aceptar sobornos cuando fue anteriormente ministro, cargo que ha ocupado en distintas carteras con varios gobiernos, sobretodo de Netanyahu.

(c) Agencia EFE