Fiscal: Expolicía de Londres secuestró y mató a una mujer

·2  min de lectura
Este bosquejo por Elizabeth Cook muestra al fiscal Tom Little QC habla en en el juicio al expolicía Wayne Couzens, de 48 años, por el asesinato de Sarah Everard, en la corte criminal central de Londres el miércoles, 29 de septiembre del 2021. (Elizabeth Cook/PA vía AP)

LONDRES (AP) — Un policía en Londres esposó a una mujer con el pretexto de que estaba violando las reglas de encierro del COVID-19, antes de secuestrarla y asesinarla, dijo un fiscal el miércoles.

Wayne Couzens, de 48 años, compareció en la corte criminal central de Londres acusado del secuestro, la violación y el asesinato de Sarah Everard, de 33 años, que desapareció cuando regresaba caminando a su casa de visitar a una amiga en el sur de la capital británica el 3 de marzo.

Couzens, que se declaró culpable de los cargos, se mantuvo con la cabeza baja en la corte mientras los familiares de Everard escuchaban al fiscal Tom Little pronunciar su alegato.

Little dijo que Couzens llevaba su cinturón policial con esposas y usó su tarjeta oficial para detener a Everard fraudulentamente. Everard además reservó un coche de alquiler, dijo el fiscal.

No había “una explicación alternativa creíble para la necesidad de alquilar un auto aparte de usar ese auto para secuestrar y violar a una mujer”, dijo Little.

“Sus movimientos se correspondieron con el acusado buscando o cazando, a una mujer joven sola para secuestrarla y violarla, precisamente lo que hizo”, dijo el fiscal.

Couzens se integró a la Policía Metropolitana en 2018 y formó parte de un equipo que protege las instalaciones diplomáticas en el centro de Londres. Había trabajado el turno de la noche en la embajada estadounidense el día que secuestró a Everard.

Como policía, Couzens había trabajado además con patrullas del COVID-19 y vigilando el cumplimiento de las regulaciones debido a la pandemia, dijo Little. El hecho de que Everard estaba en la calle tras ir a cenar a la casa de una amiga mientras Gran Bretaña estaba bajo encierro la hizo vulnerable al argumento del agente de que ella había violado las reglas de la pandemia, agrego el fiscal.

Un pasajero en un coche que pasaba vio el secuestro, pero pensó que se trataba de un arresto, añadió.

El cadáver de Everard fue hallado en un área boscosa en Ashford, Kent, unos 97 kilómetros (60 millas) al sureste de Londres, una semana después que ella desapareció.

El caso desató una ola de indignación nacional y protestas en gran escala denunciando la violencia contra las mujeres.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.